Un hombre armado, desconocido para la comunidad NTK de Costa del arroyo Ñorquinco, ingresó ayer al territorio acompañado de Natalio Mohana, quien reclama ilegítimamente derecho a esa fracción por vía judicial.

Este hombre de unos 50 años, que dice llamarse Carlos Ortega, porta un arma de fuego y llegó en una camioneta junto a Mohana. Ingresó ayer a la tarde cuando los miembros del lof estaban en otros puntos del campo ocupándose de los animales. Ilegítimamente y por la fuerza pasó la noche en el llamado “casco viejo de Sede” o “la alameda” que Mohana reclama para sí.

El CAI, organización de base del pueblo mapuche en el Puelmapu, alertamos que esta provocación puede estar directamente relacionada con la maniobra de abril de este año, cuando personas que se identifican como miembros de la familia Sede ofrecieron dinero y armas a gente de la zona andina para ir a quemar la ruka levantada por la comunidad Newen Tuain Kom por esos días.

En diciembre de 2008, la comunidad se reasentó a vivir en un sector de los lote 93 y 94 que tradicionalmente ocuparon para pastoreo de animales a pesar de la usurpación Sede, poniendo fin a décadas de despojo por parte de Sede. Ricardo Natalio Mohana, sobrino de quien ejerció la usurpación como fiscalero, le otorgó un permiso de explotación del campo a Ricardo Alberto Freifer. Así, Freifer fue quien hizo una denuncia por presunta usurpación en la que la justicia falló a favor de los derechos del Pueblo Mapuche.

Ahora, esta persona que dice llamarse Carlos Ortega se suma a la estrategia de violencia desplegada por Mohana contra la NTK que pretende conseguir por la fuerza el territorio mapuche.

Hacemos total y plenamente responsable a Mohana por cualquier hecho de violencia que pudiera desatarse en el territorio a raíz de esta nueva provocación. Mohana jamás ocupó ni ejerció ningún tipo de derechos en el campo que se empeña en conseguir por la fuerza, sobre el que no le alcazan tampoco presuntos derechos hereditarios ya que Sede lo usurpó como fiscalero sin título de propiedad. De todos modos, la legislación vigente en Argentina reconoce nuestro derecho como mapuche independientemente del modo jurídico en que se haya ejercido la usurpación.

CAI

Ñorquinco, 15 de setiembre de 2011.