Sin embargo, ante las críticas, el número uno de la compañía mexicana dijo que la compra de acciones de Repsol es una “acción consumada”

El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Juan José Suárez, rechazó que el grupo pretenda apoderarse de Repsol, al adquirir una mayor participación accionaria en el gigante español de la energía. El propósito es “tener un mayor peso” en las decisiones de la petrolera española, “sin pretender su control”, dijo Suárez, en declaraciones a la emisora local MVS.

El 2 de septiembre pasado, Pemex comunicó a la bolsa de Madrid la compra del 4,62% del capital de Repsol YPF, por unos 1.000 millones de euros, que se agregó al 4,8% que ya poseía para llegar a un 9,43%.

Pemex adicionalmente acordó con la firma Sacyr, socia de Repsol, votar juntos en el Consejo de Administración. El director de la empresa mexicana dijo que en agosto pasado, se reunió con el director de Repsol, Antonio Brufau, en Ciudad de México, quien le advirtió del riesgo de asociarse con Sacyr por la deuda que tenía esa empresa.

Suárez negó que la adquisición haya sido “abusiva” y que su propósito sea “robar tecnología para la exploración en aguas profundas” como se ha dicho. Ante las dudas de los directivos de la firma hispana sobre la posible pérdida de la “españolidad”, Suárez dijo que “Repsol es española y lo seguirá siendo”, pero sostuvo que la compra es una “acción consumada”.

iEco