Los grupos Más Energía y Medanito invierten con ventajas del plan Refino Plus

Osvaldo Ortiz | iEco

El incremento en el consumo de combustibles y la falta de inversiones en el sector de refinación de las últimas décadas abrió una brecha que están por aprovechar las destilerías medianas de capitales argentinos.

El hecho se hace más evidente en el Norte de la Patagonia, que –como todo el Sur del país– parece ser la zona que menos interesa a las multinacionales del sector. En la lista de inversiones proyectadas dentro del programa oficial Refino Plus, están YPF, con ampliaciones de las destilerías de Luján de Cuyo (Mendoza) y La Plata, y Petrobras en el Norte (Refinor).

Como punta de lanza de este fenómeno aparece el grupo Más Energía, que había comenzado con una pequeña destilería de Petrolera Argentina en el parque industrial de Cutral-Co y Plaza Huincul, a la que le agregó luego una planta de elaboración de biodiésel (a base de aceite de soja) de Maikop, que actualmente le vende a YPF y Petrobras.

Pero ahora, tras una inversión de US$ 135 millones, transformaron –con tecnología nacional– una vieja destilería, en una planta para producción de naftas de alto octanaje, que elaborará 445.000 metros cúbicos por año, más de lo que puede producir la destilería de Plaza Huincul de YPF.

Si bien la planta se inauguró el lunes, el producto se verá en el mercado recién en los próximos meses. Seguramente las más beneficiadas serán las estaciones de servicio de bandera blanca, que tendrán un proveedor que no tiene problemas en entregarles grandes volúmenes. El CEO del grupo, Miguel Schvartzbaum, dijo a Clarín que el resto se venderá a las grandes productoras como nafta virgen para que ellos terminen el producto o se exportará. Los 445.000 m3 triplican el consumo de naftas de Neuquén y representan 7,5 % de la nafta que se vende en el país.

La empresa ahora comenzará a construir RENESA II, que compartirá parte de las instalaciones de la actual destilería y que, en 2014, agregará 252.000 m3 anuales de naftas y 456.000 de gasoil, con una inversión de US$ 420 millones.

Estos desembolsos se aceleraron cuando el grupo accedió al programa Refino Plus, que beneficia a las petroleras con créditos fiscales por una parte del producto (cerca del 50 %) que agregan al mercado. Esos créditos se “monetizan” pagando derechos de exportaciones propias o de terceros.

Dentro de ese mismo programa surgió otro grupo local, Medanito y Rovella Carranza, que construirán la Refinería del Comahue, entre las localidades de Centenario y Añelo, con una inversión de unos US$ 400 millones. Procesará unos 20.000 barriles de petróleo crudo, para producir 212.000 metros cúbicos de nafta y 351.000 de gasoil. Este grupo produce gas y petróleo en la zona de Rincón de los Sauces, por lo que disponen de su propia materia prima.

iEco