La zona de indefinición en la que entró la prórroga de las concesiones petroleras en Río Negro contrasta con el apuro que las compañías operadoras de los yacimientos quisieran que tuvieran los trámites

Los contratos de 12 yacimientos (entre los que están los de mayor producción de la provincia) vencen en los próximos cinco años, un horizonte demasiado cercano para las empresas como para definir inversiones.

“Río Negro” adelantó ayer que en un contacto entre el gobernador electo, Carlos Soria, y el actual vicegobernador Bautista Mendioroz, se acordó frenar los trámites en torno de las prórrogas petroleras hasta la asunción de las nuevas autoridades, en diciembre.

Entre las empresas que operan en Río Negro hay de todo: YPF, la empresa hispanoargentina que domina el mercado energético nacional; grandes multinacionales de países centrales, como la estadounidense Apache; poderosos conglomerados del continente (es el caso de la brasileña Petrobras); y firmas de capitales nacionales, como Medanito.

Los planes de inversiones de la mayoría de ellas se definen lejos de los pozos de petróleo y gas de nuestro país, en los directorios de sus principales accionistas, donde los yacimientos argentinos compiten con los del resto del mundo en las mesas de discusión.

Planes de inversión

“Estamos perforando pozos productivos desde el año pasado, pero no sé si vamos a poder mantener este ritmo de inversiones si no sabemos qué va a pasar en 2015, cuando vence nuestro contrato”, dijo el gerente local de una de las empresas que operan en el noroeste rionegrino.

La reforma constitucional de 1994 y una ley sancionada en 2006 les otorgaron a las provincias el dominio sobre los hidrocarburos de sus subsuelos.

Por ahora, los yacimientos están concesionados mediante decisiones administrativas dispuestas en general entre 1990 y 1992 (hay un puñado dictado más tarde), con vigencia por 25 años, prorrogables por otros 10.

“Nosotros necesitamos tener certeza de que el contrato se extenderá 10 años más, sobre todo para hacer desarrollos de recursos no convencionales”, explicó el directivo de una empresa que se encuentra perforando en procura de tight gas (un gas atrapado en arenas compactas), lo que supone un nivel mayor de inversiones.

“El que debería estar preocupado es el gremio y las empresas de servicios porque con estas postergaciones, los planes que había para 2012 van a pasar a 2013”, dijo el director local de otra operadora con actividad en la zona del Alto Valle.

Río Negro