El director de Exploración y Producción de YPF, Tomás García Blanco, dijo que los reservorios de petróleo no convencional son superiores a los de Estados Unidos. Señaló que ese tipo de recursos puede garantizar el autoabastecimiento energético de la Argentina.

Buenos Aires (Enviado especial) > Neuquén ocupa un lugar predominante en el primer Congreso Interactivo de Energía (CIE), que se desarrolla en paralelo a la Expo Argentina Oil & Gas en La Rural de la ciudad de Buenos Aires. Ayer quedó en claro que los yacimientos no convencionales convertirán a la provincia en la Meca para la industria petrolera.

Según señaló el director de Exploración y Producción de YPF, el español Tomás García Blanco, “el shale oil (petróleo no convencional) de Neuquén es el mejor del mundo”. Explicó que las condiciones geológicas de la formación Vaca Muerta, que atraviesa el centro de la Cuenca Neuquina, son mejores que las que están en producción en Estados Unidos, que es líder mundial en este tipo de extracciones. Ese país logró revertir la caída de la producción de crudo gracias al shale oil. Hoy el 23% de su petróleo es no convencional.

El directivo indicó que Vaca Muerta tiene espesores y presiones más grandes que los reservorios estadounidenses. “Desde el punto de vista del largo plazo, los activos en Argentina parecen garantizar el autoabastecimiento a partir de los recursos no convencionales”, avizoró.

Y aseguró que “en Argentina podemos replicar lo que se está haciendo en EE.UU. y depender cada vez menos de la energía exterior”.

Más importante

YPF ya tiene 15 pozos en producción de shale oil en Neuquén, lo cual hace que la compañía tenga el primer proyecto de ese tipo de características “masivas” fuera de Norteamérica.

Antes de fin de año perforará otros tres pozos más en Bajada del Añelo, Bajada Campana y Loma La Lata Norte. También se encuentran en etapa de terminación otros tres pozos, uno de ellos en Chihuido de la Sierra Negra, donde se halló petróleo y está en prueba de producción.

Por otro lado, la empresa pondrá en marcha un plan de exploración intensiva en los próximos 18 meses. Según el directivo, ello permitirá “conocer el potencial real del petróleo y gas no convencional”.

De los 30 mil kilómetros cuadrados (km2) que abarca Vaca Muerta en la Cuenca Neuquina, García Blanco estimó que el 40% tiene potencial de producción de hidrocarburos. Dijo que habría recursos de crudo en 9 mil km2, de gas húmedo en 700 km2 y de gas seco en unos 2.000 km2.

Los pozos en producción de YPF alcanzan hasta 600 barriles de petróleo por día de surgencia natural, más un 25 por ciento de gas asociado, niveles similares e incluso superiores a los pozos activos en Estados Unidos.

García Blanco destacó que el crudo hallado es “de excelente calidad”, con gas asociado “tremendamente rico”, por la presencia de butano, metano y propano. Destacó que “tiene características muy superiores a las shales de EE.UU.”.

Quien también centró su exposición en el shale neuquino fue el presidente y country manager de Apache Argentina, el norteamericano Michael Bose. Mencionó los pozos perforados por la compañía en áreas neuquinas como La Calera, Huacalera y Cortadera. Puso énfasis en la perforación estrella de la compañía en Latinoamérica: el primer pozo para shale gas horizontal con fracturas múltiples de la región en el cual se invirtieron 25 millones de dólares. Está ubicado en el yacimiento Anticlinal Campamento.

Precios y limitaciones

Bose indicó que para que este tipo de reservorios pueda ser explotado se necesitan “precios del gas adecuados para incentivar la inversión”. Y agregó que hace falta “un mercado del gas consistente”. También dijo que debe haber costos racionales de servicios y materiales, incentivos fiscales y “regulaciones ambientales racionales”.

García Blanco consideró que el cuello de botella para el desarrollo de los no convencionales será el equipamiento y el personal capacitado. Señaló que hoy hay 77 equipos de perforación en todo el país, mientras que en EE.UU. un play de shale oil utiliza 200.

“El gran reto es replicar lo que se hace en EE.UU.”

El responsable de exploración y producción de YPF señaló que en 6 años debería haber entre 60 y 80 equipos perforando.

Buenos Aires > El director de Exploración y Producción de YPF, Tomás García Blanco, señaló que los reservorios no convencionales tienen un gran potencial y que permitirán en un futuro el autoabastecimiento energético del país.

En diálogo con periodistas de Neuquén, mencionó las perspectivas que abre este nuevo horizonte en la industria petrolera nacional.

¿Cómo se llevan estos recursos a reservas?
Es un proceso que requiere de tiempo. Nosotros hemos estado en un proceso exploratorio. En el mundo las compañías van incorporando reservas paulatinamente a la vez que van perforando los pozos. Perforas 100 pozos e incorporas las reservas de esos pozos y sus aledaños, no decides hacer una anotación de reservas de toda el área por la razón de que el mundo cambia tanto que tienes que tener la garantía de que vas a continuar la actividad. Las incorporaciones de las reservas van a estar en los libros de YPF y de otras compañías en los próximos años, lo puedo apostar.

¿Con los precios actuales en Argentina se cubren los costos?
Estamos en una situación que cuando exploras y delineas un recurso tienes que tener la visión de qué vas a hacer en el tiempo, entonces no tienes que pensar en los costos que tienes hoy sino cuando empiezas a manufacturar en serie. La industria petrolera clásica se orienta al pozo único, estos proyectos requieren una factoría de pozos y de fracturas, un sistema de fabricación en serie que evidentemente con los costos actuales no son representativos de los que vamos a tener en el modelo en serie. Estamos en el prototipo y cuando entremos en la escala industrial esperamos que los costos hagan cerrar los proyectos.
Los precios de los hidrocarburos siguen subiendo razonablemente en Argentina, todavía estamos lejos de los internacionales, y hoy nuestra esperanza es que la ecuación entre precio de los hidrocarburos y costo hagan esto viable.

¿Para qué año se espera entrar en la industrialización del shale oil?
El principal limitante que tiene esto es gente y equipamiento. A nivel argentino hoy hay 77 equipos perforando en la Argentina. En Nort Dakota (EE.UU.), por ejemplo, hace 4 años producía 100 mil barriles por día y tenía 4 equipos perforando, hoy hay 180 equipos de perforación en ese estado y la producción pasó a 400 mil barriles por día. Nuestro gran reto en Argentina es poder replicar lo que están haciendo en EE.UU. con algo que ya lleva 10 o 12 años. Tenemos que ser capaces de incorporar nuevos profesionales a la industria y formarlos adecuadamente, tenemos que traer a mediano plazo muchos equipos de perforación. Deberían estar perforando en shale en la Cuenca Neuquina entre 60 y 80 equipos en los próximos 6 años.

¿Se podría superar los volúmenes de shale oil de EE.UU.?
Es una cuestión de intensidad de actividad. El activo que tenemos es de primera calidad mundial, pero recordemos que Estados Unidos lleva más de 15 años aplicando la factoría en serie. Estamos en inicio de un proceso que va a tomar muchos años pero no dudo de que es un futuro para el autoabastecimiento de gas y de petróleo en Argentina.

¿Tienen objetivos de tight y shale gas?
En una primera etapa apuntamos al shale oil que es un petróleo de alta calidad para nuestras refinerías y estamos en esta segunda etapa en shale gas. Se va a iniciar la perforación de dos pozos con objetivo shale gas antes de fin de año en el área de Cerro Arena, al norte de Zapala. Vamos a explorar también en centro de cuenca.

¿Necesitan ampliar el tiempo de las concesiones para desarrollar este tipo de proyectos?
Todas las áreas exploratorias tienen 25 años de concesión más 10 de prórroga, por lo cual están en el mejor de los mundos. Y en las áreas clásicas, cuando se dé el caso de que necesitemos otras condiciones, tenemos diálogo con el gobernador (Jorge Sapag) y con el subsecretario de Energía (Héctor Mendiberri) y ellos entienden perfectamente que estos proyectos son un futuro para Neuquén.

La Mañana Neuquén

Anuncios