En medio de militares ecuatorianos, ejército colombiano y grupos irregulares armados, se encuentran cientos de pobladores indígenas Kichwas y colonos, en la zona del Triángulo de Cuembí, zona de frontera con Colombia en la provincia de Sucumbíos.

Desde el 25 de Septiembre se han declarado en resistencia puesto que denuncian contaminación petrolera en la zona por la explotación histórica de los pozos ubicados en las comunidades de Sinchi Runa y Riera, campos operados por Petroecuador, además exigen al Estado una moratoria a la expansión de la frontera petrolera en la zona. Demandan al Estado y al Gobierno del Ecuador una reparación ambiental y social, puesto que indican, han sufrido una constante contaminación petrolera. Esta información es corroborada por un informe de investigación realizado por Acción Ecológica en la zona, que afirma que en la zona ha existido pérdida de biodiversidad, deforestación, derrames de lodos tóxicos a esteros que desembocan en el río San Miguel, entre otros daños causados por la actividad petrolera.

Además indican que en Mayo del 2010 el Ministerio de Ambiente declaró Bosque Protector al Triángulo de Cuembí sin antes haber cumplido el Art 398 de la Constitución del Ecuador que indica: “Toda decisión o autorización estatal que pueda afectar al ambiente deberá ser consultada a la comunidad, a la cual se le informará amplia y oportunamente(…)”, ello, según las comunidades de la zona pone en riesgo su subsistencia puesto que con la declaratoria se estaría negando el acceso a los alimentos obtenidos mediante la caza y la pesca, y también a los recursos como madera cuya utilización es prioritaria para la construcción de viviendas.

Por otro lado, el Ministerio de Defensa del Ecuador firmó en un convenio binacional con su par colombiano un convenio binacional, que para los pobladores de la zona causa temor y preocupación puesto que dicho acuerdo no ha sido socializado ni difundido. Llama la atención que el Gobierno no lo haya socializado, ya que el Triángulo del Cuembí se encuentra en una zona altamente peligrosa puesto que se ha detectado la presencia de grupos irregulares Colombianos, y se han realizado, según los pobladores, maniobras militares entre el ejército Ecuatoriano coordinadas con el Ejército Colombiano

Temen represión similar o peor que la de Dayuma.
Uno de los dirigentes locales indicó que temen una represión similar o peor a la ocurrida en Dayuma en el año 2008, cuando el ejército vulnerando todos los derechos constitucionales de la ciudadanía de esa población, amparado en un decreto de estado de emergencia, reprimió una manifestación pacífica llevada a cabo y que pedía reparación integral y no más contaminación petrolera.

Más Información

Luis Merino, Comunicador Comunitario
luisfmerino@hotmail.com

OilWatch Sudamérica