jueves 20 de octubre del 2011

La Cámara Primera de Apelaciones en lo Criminal de la justicia de Rio Negro revocó esta semana el fallo del juez de instrucción Gaimaro Pozzi que había dispuesto el desalojo de la comunidad Pichún de una fracción del territorio en la Cuesta del Ternero, dándonos la razón en lo que siempre sostuvimos: no somos usurpadores; no hubo clandestinidad ni despojo en nuestro acto de reafirmación y reivindicación del territorio que llevamos adelante como parte del  Pueblo Mapuche en defensa del territorio al que pertenecemos.

En abril del 2011 el juez penal de Bariloche Gaimaro Pozzi  libró una orden de desalojo en nuestra contra y la restitución del lugar a la empresa Emforsa, de capitales mixtos, procesándonos a seis de nosotros por el delito de usurpación.

En junio del 2008 como comunidad perteneciente al pueblo Mapuche y nucleados en nuestra Organización Madre, el C.A.I , reafirmamos una parte de la ocupación inmemorial e ininterrumpida del territorio y tomamos la  decisión de reivindicar esa fracción de territorio indivisible de nosotros. En esa reivindicación levantamos una Ruca con materiales y prácticas de acuerdo a nuestras costumbres, por el cual fuimos denunciados por Emforsa, empresa forestal  que se arroga el derecho sobre esa fracción del territorio, y acusados del delito de usurpación  y procesados ante la justicia penal.

Al  igual que el viento ,mensajero eterno, los pedreros que coronan el Cerro, el recuerdo de los arboles, matorrales y arbustos, quemados por la llama ambiciosa de quienes consideraron este lugar casi como un desierto, al que había que llenar con alguna especie “ productiva” rentable; el agua escondida en las entrañas de la tierra, los animales, que lo pueblan y lo alegran, nosotros, Mapuche integrantes de la comunidad Jose Manuel Pichun, también somos una fuerza mas que actúa en el Territorio.

Una fuerza que además tiene la obligación de cuidarlo y protegerlo, por la memoria de los que lucharon antes, y por la responsabilidad que tenemos ante los que nos continúan.

Siguiendo ese mandato ancestral de nuestro Pueblo, nos paramos con orgullo ante el avasallamiento de quienes con la complicidad del Estado, toman, compran, venden y revenden, y se creen dueños de lo que nunca puede tener dueño, La Tierra.

Comunidad Juan M.Pichun
Cuesta del Ternero –  Puel Mapu