Daniel Vila y Omar Álvarez son sus socios en 7 propuestas. Del total de las ofertas presentadas, 1/3 se centró en Lindero de Piedra y Puelén. Tres petroleras extranjeras buscan hacer pie en Mendoza. Predominio de alianzas.

Por Miguel Ángel Flores.- Casi a la misma hora en que se daba a conocer el Índice de Precios de setiembre, el Gobierno de Celso Jaque encaró su último acto, y tal vez el más fuerte, antes de conocer a su sucesor.

Tras dos postergaciones, se abrieron los sobres de propuestas y antecedentes técnicos de las petroleras interesadas en quedarse con una o más de las 12 áreas petroleras que el mandatario se propone licitar antes de dejar su sillón en el Ejecutivo: YPF hizo la mayor apuesta, con ofertas en 11 de ellas, de las cuales 9 son en UTE con otras razones sociales y de ese número, 7 junto a Andes Energía (de Daniel Vila y José Luis Manzano), y Energía Mendocina, del empresario sanrafaelino Omar Álvarez.

Hasta que la Comisión Evaluadora del proceso se expida sobre los antecedentes técnicos y proceda a abrir los sobres con las ofertas económicas de los oferentes, lo cierto es que son 13 razones sociales las que aspiran a ganar una porción del paquete en juego. En total, acumularon 17 presentaciones sobre 11 áreas; Bañado del Atuel, quedó desierta.

Pero hay un dato que posiciona a la principal petrolera de Argentina como candidato a ser el gran ganador del proceso: por sí misma o con alianzas, en 7 áreas (Bloque CC/ B17C, Pampa del Tigre, Alvear, La Mora, Cerro Manzano, Las Leñas y Agua Botada) es el único oferente.

Entre el resto de las empresas que ayer presentaron propuestas, hay operadores conocidos, como Pluspetrol (ex Petroandina), y la estadounidense Apache Petrolera, que curiosamente meses atrás había devuelto una concesión a la Provincia.

Satisfecho por la convocatoria, el subsecretario de Hidrocarburos, Walter Vázquez, señaló que “entre la segunda ronda licitatoria, la prórroga de contratos vigentes y éste proceso, exploramos todo el suelo mendocino”.

Nuevos y no tanto

La apertura de sobres A de la tercera ronda licitatoria que ha encarado la Provincia en los últimos años dejó en claro que dos de las áreas ofrecidas, Lindero de Piedra y Puelén, son las más deseadas en virtud del número de propuestas que se presentaron, concretamente tres en cada caso.

Por Lindero, además de la UTE YPF-Energía Mendocina, compiten otras dos, la canadiense Crown Point Oil/Antrim, y Quintana-Medanito, de capitales nacionales (conducido en parte por ex directivos de la también canadiense Petroandina), con activos en la Patagonia pero sin inversiones aún en Mendoza, al igual que la firma de América del Norte. “Es un área con bastante potencial”, dijeron escuetos desde Antrim.

De igual modo, la petrolera que conduce la familia Eskenazi aspira a quedarse con la concesión de Puelén, en este caso en alianza con Álvarez (acaba de venderle sus activos en Energía Andina por U$S 16 millones)  y Pluspetrol.

Pero compite con la santacruceña Petroquímica Comodoro Rivadavia y la francesa Total Austral, que, en caso de ganar, debutará en el negocio petrolero mendocino. También sería el desembarco, si prospera, de Pan American Energy (va por Sierra Azul-Calmuco, otra revertida).

Luego de comprar la eléctrica Edesal y de conquistar yacimientos con Petrobras en Neuquén, la constructora puntana Rovella-Carranza es otro nuevo con chances por falta de competencia en Las Leñas y Cerro Manzano.

“Con la misma vara, pero…”

“Vamos a medir a todos con la misma vara, pero presentarse con YPF es garantía de experiencia”, prometió Vázquez, en referencia a lo ocurrido con la ronda licitatoria anterior con Ketsal-Kilwer, la firma de Vila-Manzano que, sin antecedentes, se quedó con 7 áreas y terminó negociándolas, y la actual Andes Energía, la firma con la que ahora se alían a YPF.

Pese al silencio autoimpuestoen la licitación, algunos apoderados se quejaron de condiciones que resultan “onerosas, y pensadas para los grandes”, aunque finalmente decidieron no presentar impugnaciones para que avanzara el proceso.

Los Andes