La plaza de Armas de Satipo fue escenario de una reunión informal en la que dirigentes de la Organización del Desarrollo del Pueblo Kakinte (ODPK) confrontaron a relacionistas comunitarios de la empresa Repsol y rechazaron algún acuerdo con la empresa concesionaria del lote 57. La razón: el reiterado incumplimiento de sus compromisos.

El encuentro ocasional con Luis Quispe y Carlos Reyna, de Repsol, tuvo lugar el 6 de octubre, alrededor de las 10:00 p.m., luego de una reunión de capacitación que congregó a las autoridades kakinte en dicha ciudad.

Los dirigentes les expresaron su negativa a firmar un nuevo contrato con la empresa concesionaria del lote 57 de gas ubicado en los departamento de  Junín y Cusco por incumplir los compromisos de electrificación, salud y educación para la comunidad nativa de Tsoroja.

El acuerdo entre Repsol y dicha comunidad venció en abril de 2011 y ante el total incumplimiento Josué Sergio Ríos, Jefe de la CN Tsoroja, les increpó a los relacionistas de Repsol. Asimismo, les anticipó eue no firmarían ningún otro convenio y en adelante ejercerán el derecho a la consulta previa, libre e informada con participación del Estado.

El Jefe de Tsoroja también cuestionó a los relacionistas que Repsol cultivar relaciones irregulares e interesadas con personas particulares de la comunidad, mientras que evita brindar ayuda a Noemí Salazar Augusto, vicepresidente de la CN Taiini, quien también reclama apoyo social.

Diálogo de sordos

A pesar de la negativa e indignación de los dirigente kakinte, el relacionista Luis Quispe, insistió -hasta el fastidio- en tratar de fingir que se había abierto un paso al diálogo, a pesar de tratarse de un encuentro ocasional y del abierto rechazo indígena.

“Se rescata de esta reunión, podemos decir informal, que es un paso para el diálogo (…) ¿Puedes dejarnos cumplir pendientes?” expresó Luis Quispe.

El Jefe de Tsoroja respondió nuevamente: “¡No vamos a firmar nada con Repsol!”. A lo que Moisés Sergio Salazar, presidente de la ODPK, agregó de forma tajante: “Nosotros no firmaremos nada (…) Como organización decimos ‘no’ a la empresa. Es mi palabra.”

Werner Figueroa Torres, jefe de la comunidad de Maseca, reiteró asimismo su abierto rechazo a cualquier actividad en los territorios de su comunidad. Ugarte Salazar, jefe de la comunidad de Mangoriari, también respaldó el rechazo a Repsol de parte del presidente de ODPK.

En el encuentro también estuvieron presentes el Jacobo Salazar, fiscal de ODPK; Usías Sergio Salazar, secretario de ODPK; Esther Simeón Torres, del Club de Madres de la CN Tsoroja; Josué Sergio Ríos, jefe de la CN de Tsoroja; Jerónimo Cubillas Tuiri, presidente de Autodefensa de la CN Tsoroja y Noemí , Jerónimo Cubillas Tuiri; y Noemí C. vicepresidenta de la CN Taiini.

Hostilización y amenazas a kakintes

Moisés Sergio Salazar, presidente de ODPK, denuncia haber sido amenazado por parte de personas pertenecientes a la comunidad asháninka de Poyeni, base de la Central Asháninka del Río Tambo (CART), quienes sí negocian directamente con la empresa Repsol.

Las acciones de hostigamiento y amenazas provenientes de comunidades asháninkas se iniciaron luego que los kakinte decidieran suspender sus relaciones con la empresa Repsol el 15 de agosto de 2011,

Lote 57 de Repsol y los kakinte

El proyecto de exploración de gas de la empresa Repsol, afecta a seis comunidades del pueblo Kakinte comprendidas en la provincia de La Convención (Cusco) y la provincia de Satipo (Junín).

Las comunidades afectadas serían: Tsoroja, San Luis de Corinto, Taiini, Pueblo de Dios Maseca, UNI 311 Mangoriari, Kitepampani, que en total aglomeran a aproximadamente 270 familias.

El proyecto de prospección sísmica 2D-3D y perforación de 23 pozos, exploración Kinteroni, Mapi y Mashira, Lote 57, se encuentra superpuesto en gran parte del territorio de sus comunidades, sin que se haya llevado a cabo la consulta libre, previa e informada que ellos ahora exigen.

Servindi