Obligan a petroleras y mineras a liquidar el ciento por ciento de sus exportaciones en el mercado cambiario local. Eran los únicos sectores facultados a dejar en el exterior el 70 por ciento del valor de sus exportaciones. Estiman que sumará 3000 millones al año a la oferta local de dólares

Por Tomás Lukin | Página/12

Las mineras y petroleras deberán liquidar la totalidad de las divisas que generen sus exportaciones en el mercado cambiario local. La decisión extiende a esos sectores el mismo tratamiento al que está sujeto el resto de las actividades productivas, incluido el complejo agroexportador. Desde el equipo económico señalaron a Página/12 que la medida provocará el ingreso al mercado de una cifra cercana a los 3000 millones de dólares adicionales por año. En el Banco Central consideran que contribuye a descomprimir las tensiones en el mercado cambiario en el actual escenario de fuga de capitales y facilitará la acumulación de reservas. Distintos especialistas consultados por este diario destacaron que el mecanismo permitirá mejorar la escasa fiscalización sobre las exportaciones de las industrias extractivas. Los directivos de la autoridad monetaria reglamentarán hoy el funcionamiento de la operatoria y así entrará en vigencia. En el Gobierno analizan nuevas medidas orientadas a garantizar la provisión de divisas en la plaza cambiaria vinculadas con la remisión de utilidades al exterior y el sector seguros (ver aparte).

El decreto 1722/11 publicado ayer en el Boletín Oficial restablece la obligatoriedad de ingresar y negociar en el mercado local los dólares provenientes de las ventas externas de petróleo crudo, sus derivados, gas y de las exportaciones mineras como oro, plata y cobre. La medida fue definida en las últimas tres semanas entre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el ministro de Economía, Amado Boudou, y la titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont. La nueva disposición no implica ninguna limitación a las operaciones con divisas de esas compañías y tampoco modifica los esquemas privilegiados de retenciones y regalías que rigen en ambos sectores. A partir de mañana, esas empresas deberán vender las divisas provenientes de las exportaciones en el mercado único de cambios y podrán hacer frente a sus obligaciones con el exterior en la plaza financiera, en el marco de la normativa vigente. Esa legislación habilita la compra máxima de dos millones de dólares mensuales.

En 1989, como parte del proceso de desregulación y privatización de la actividad petrolera, el gobierno de Carlos Menem estableció que las empresas del sector podían disponer libremente de hasta el 70 por ciento del valor de sus exportaciones. Así, cuando las nuevas empresas multinacionales que desembarcaron en los distintos eslabones de la actividad vendían al exterior por 100 dólares, sólo debían liquidar en el mercado único de cambios 30 dólares. El resto no necesitaba atravesar la plaza financiera local y podía ir a parar directamente a las cuentas de las casas matrices en los distintos paraísos fiscales. El tratamiento diferencial para las mineras se dispuso en 2004, durante el mandato de Néstor Kirchner. La medida alcanzaba al ciento por ciento de sus ventas externas. Ambos marcos normativos privilegiados fueron eliminados ayer y volvió a estar vigente la obligatoriedad de liquidar la totalidad de las divisas en el mercado de cambios dispuesta en 1964.

“Las empresas ingresan fondos al país por montos a menudo superiores a los exigidos en la normativa. El decreto implica restablecer las mismas reglas para todos los sectores exportadores para el ingreso de divisas. La medida otorga un trato más igualitario respecto de las demás actividades productivas y una mayor consistencia a la normativa cambiaria vigente”, explicaron a Página/12 desde el Ministerio de Economía. Por su parte, ambos sectores empresarios se mostraron sorprendidos por la medida, pero consideraron que se trata de una “decisión lógica”, en sintonía con la legislación vigente en el resto de las economías donde realizan actividades extractivas (ver aparte).

Un informe de coyuntura publicado en agosto por la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE) señala que en el período 2003-2010 la brecha entre las exportaciones petroleras liquidadas en el mercado único de cambios y los embarques registrados asciende hasta los 17.034 millones de dólares. Asimismo, la diferencia en la actividad minera para el mismo período alcanzó los 10.093 millones de dólares. “Son recursos que se han invertido en otros puntos del planeta, no en Argentina”, advierte el informe de FIDE. Según precisaron desde el equipo económico, el año pasado los beneficios cambiarios permitieron a los dos sectores no ingresar al país 2640 millones de dólares.

En la conducción del Banco Central consideran que la medida permitirá aplacar las presiones devaluatorias en el mercado cambiario y reducir el insumo de reservas internacionales al garantizar una mayor disponibilidad de divisas. Entre los analistas de la city advertían ayer que “si bien la medida es relevante, la liquidación mensual adicional por las actividades mineras y petroleras no alcanzará los 300 millones de dólares. El miércoles el BCRA vendió alrededor de 180 millones de dólares para preservar la cotización del dólar”. No obstante, en el equipo económico enfatizan que el restablecimiento de la obligatoriedad para la liquidación del ciento por ciento de las exportaciones forma parte de un conjunto de medidas que se están terminando de definir y serán publicadas los próximos días.

“La medida es un primer paso para lograr una mayor fiscalización en sectores altamente desregulados y que gozan de un tratamiento fiscal privilegiado que no existe en ningún país del mundo. Hoy el Estado no conoce con precisión cuánto se llevan y cuánto liquidan en el exterior y esa información depende de declaraciones que hacen las empresas”, explicó a este diario el especialista del Cemop, Nicolás Gutman. El economista recordó que el sector minero paga retenciones entre el 5 y 10 por ciento y regalías en las distintas provincias. Según establece el Código Minero, esas regalías tienen un techo del 3 por ciento del valor de los minerales en la boca de las minas, a una cifra significativamente inferior a la cotización de esos productos en el mercado internacional.

Página/12

—–

Las mineras y petroleras dejarán las divisas pero no dejarán nuestros recursos naturales

El Gobierno Nacional firmó esta semana un decreto que establece la obligación de mineras y petroleras de liquidar el 100% de las divisas que generen sus exportaciones en el mercado cambiario local. Anteriormente las mineras podían disponer de la totalidad de las divisas. Las petroleras sólo estaban obligadas a liquidar el 30% de lo que exportaban en materia de crudo y derivados. Teniendo en cuenta que la mayoría de estas empresas son de grupos extranjeros, la fuga de capitales era millonaria

“Esta es una medida significativa y positiva, pero no se hace sobre la decisión política de modificar estructuralmente el sistema energético argentino, recuperando la soberanía sobre nuestros recursos, sino que se hace como consecuencia y producto del sistema cambiario y por la fuga de dólares: se habla de 20mil millones de dolares en estos últimos 10 meses”, expresó José Rigane, Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FETERA).

Rigane consideró que hubiera sido bueno que esta medida fuera aprobada 8 años antes, y recordó que en el 2004 fue el propio gobierno de Néstor Kirchner quien habilitó que las empresas exportadoras de petróleo y gas no tuvieran la obligación de liquidar el 100% de las divisas en el Banco Central.

Por otro lado explicó que la Argentina ya no es exportadora importante de energía porque se ha transformado en importadora energética.”Ya no tenemos prácticamente petroleo crudo para exportar, se agotó la reserva, tampoco tenemos gas, sino que se importa de Medio Oriente” detalló.

Rigane, quien también es Secretario Adjunto de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), no dejó de destacar que se trata de una medida positiva, especialmente para el sector minero que es al que más afectará.

“Si bien este decreto es una medida significativa porque trata de recuperar el control de las divisas por parte del estado, no hay que olvidar que ese mismo estado les está dando a las empresas petroleras, gasíferas y mineras, una serie de beneficios de libre disponibilidad de la extracción y exportación de nuestros recursos a empresas extranjeras”. Recalcó que esto ha venido haciéndose a simple declaración jurada y se venían dando excepcionalidad en el pago de impuestos y prórrogas de licitación casi ilimitadas.

No alcanza con las divisas, hay que cambiar es el modelo

José Rigane explicó que para cambiar realmente la situación en necesario cambiar la política extractivista para que dejen de enriquecerse empresas extranjeras con los recursos y la riqueza de todos los argentinos. Se hace necesario cambiar la política de fondo, no sólo de los controles sino de la recuperación de ese patrimonio que está en manos de grupos multinacionales a los cuales lo único que les interesa es la máxima ganancia en el menor tiempo posible, y que además no invierten en el país.

“Para cambiar esto hay que ir en una dirección distinta en política energética y modelo productivo, se debería adoptar un camino como el boliviano, el ecuatoriano o el venezolano, que son modelos productivos claramente diferentes con el argentino, el cual está reprimarizado y se basa en la exportación de la soja, los minerales y lo poco que va quedando en el campo de la energía”, opinó Rigane.

En este sentido afirmó que si el país recupera el control sobre sus recursos naturales, a pesar de todo el despilfarro que hicieron las multinacionales, se estaría en condiciones de abastecer al pueblo argentino. Asimismo se podría contribuir a la integración con el resto de la región de la mano de proyectos que ya se han puesto en práctica como Petrocaribe. “Seguramente vamos a encontrar en el colectivo los fundamentos y los basamentos esenciales de la defensa de la soberanía del continente y esto nos va a permitir vivir en una democracia con contenido y de manera soberana”.

Fetera