British Petroleum anunció que prolongó hasta el año que viene el plazo para cerrar la transferencia del 60% de las acciones de Pan American Energy a la empresa Bridas, que controlan en partes iguales la familia Bulgheroni y la china CNOOC

El cambio de manos de Pan American Energy (PAE) no podrá concretarse este año debido a que todavía restan las observaciones de los organismos de control de la Argentina y de China. La operación se había pospuesto hasta después de las elecciones argentinas, pero se confirmó otro aplazamiento.

“British Petroleum (BP) ya no espera completar la venta para fines de 2011. Al 24 de octubre no se habían recibido las autorizaciones regulatorias chinas y anti trust argentinas que se necesitan para la finalización de la venta”, dijo Bob Dudley, CEO de British Petroleum en declaraciones a la prensa británica, que iEco, el suplemento económico de Clarín, reprodujo ayer.

El preacuerdo de venta se dio a conocer en diciembre de 2010 y se había establecido como plazo límite para el traspaso el 30 de junio de este año. Unos días antes, se anunció una prórroga hasta después de las elecciones presidenciales del 23 de octubre. Ahora la petrolera inglesa volvió a estirar el plazo.

Tanto del lado argentino como chino, las observaciones de los organismos de control avanzan a paso lento. En nuestro país, la operación tienen que ser aprobada por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), y cuyo informe es el que espera con ansiedad la BP.

Cuando BP recibió una multa multimillonaria por el derrame en el golfo de México, inició un proceso de desprendimientos de inversiones en todo el mundo, incluyendo su participación en PAE en Sudamérica. La transferencia del 60% de PAE a su socia Bridas, dueña del 40% restante, se estableció a cambio de U$S7.100 millones.

Si bien la prensa británica especulaba en que Bridas se aprovecharía de la debilidad de BP, en los últimos días se conoció que la multa no sería de U$S20.000 millones sino de algo menos de U$S10.000 millones. Es por eso que Dudley, el timonel de la BP, indicó: “queremos concretar el acuerdo, pero si no se da, igual está todo bien”.

“En caso de que se anule la venta, BP reconoció que tendrá que devolverle a Bridas U$S3.530 millones que recibió a fines de 2010 y otra compensación adicional de U$S700 millones”, asegura el informe publicado en iEco.

PAE es concesionaria en Chubut de Cerro Dragón, el yacimiento que más petróleo aporta a la matriz energética del país y suma cada vez más gas natural. También es una de las poquísimas operadoras autorizadas a exportar petróleo crudo.

En abril de 2007, el gobierno chubutense renegoció el contrato de explotación de Cerro Dragón, que vencía en 2017, para extenderlo hasta 2047. Los propietarios de la empresa eran BP y Bridas en aquel momento, pero tres años después cambiaron los accionistas y se despertaron críticas. Incluso en Chubut se alzan voces políticas a favor de rever el contrato firmado, ante este cambio accionario.

Patagónico.net