La decisión oficial de no trasladar a las tarifas los costos reales de la energía y el transporte tiene un impacto cada vez más marcado en las cuentas fiscales

La mayor parte de esos recursos se las llevan los subsidios para los combustibles líquidos, gas y electricidad. Tras haber alcanzado en 2010 $ 25.000 millones, la factura energética a cubrir este año va camino a $ 52.000 millones por el mayor consumo interno y los incrementos de precios.

En el caso de los colectivos, subtes y trenes, los subsidios por mayores costos para no subir los boletos pasaron de casi $ 12.000 millones en 2010 a los $ 18.000 millones estimados para todo el 2011. Si las tarifas continúan en el freezer, en 2012 los subsidios totales para el sector energético y el transporte treparán -como mínimo- a un nuevo récord de $ 95.000 millones.

iEco