El litoral marítimo argentino surge como una verdadera invitación a invertir y explorar  a la hora de sopesar su potencial en hidrocarburos. Sin embargo, las experiencias off shore en el país son limitadas

Javier Rielo, CEO de Total Gas, cuestionó esta tendencia durante el Congreso Interactivo de Energía, tomando como eje la trayectoria de la empresa francesa en la materia.

“La empresa llevó adelante el primer desarrollo offshore del país. Hay reservas probadas para 20 años”, explicó el contador. La compañía genera 2,4 millones de barriles por día. “El plan es crecer al 2,5% anual”, anunció. Por ahora han obtenido petróleo pesado en yacimientos no convencionales.

La compañía cuenta con 16 pozos trabajando en Río Cullen, y 100 en Cañadón Alfa, además de los ubicados en Aguada Pichana, en la cuenca neuquina. “Son instalaciones que requieren un trabajo intensivo para que no se caiga la producción”, subrayó. Hasta el momento el 90% de la producción de la empresa es gas, habiéndose logrado una mejora del 44% durante la última década.

Riego remarcó que Total Gas también oscila en la disyuntiva entre operar pozos verticales u horizontales, e insistió con la potencialidad del offshore en la Argentina. “Hace 30 años que tenemos 86 pozos exploratorios. Sobre todo plataformas inhabitadas en Tierra del Fuego. Además, contamos con dos pozos submarinos, los únicos del país”.

El empresario, como muchos de sus colegas, hizo alusión también a las dificultades de logística que afrontan en la Patagonia, y en especial en el Atlántico Sur. “No hay medios ni plataformas. Existen problemas de logística. Movilizar desde el Mar del Norte una plataforma cuesta U$S 300 millones”, ejemplificó.

De cara al futuro, resaltó que los profesionales y las compañías deben profundizar el conocimiento. “Tenemos mucho por hacer. El no convencional es otro desafío para el sector”. Y concluyó destacando que en materia de explotación offshore “no se ha trabajado mucho en Argentina. Hay un dominio minero libre muy grande. 86 pozos en explotación no es nada si se tiene en cuenta la dimensión de litoral marítimo argentino. Ese es el futuro”.

Patagónico.net