Lo que no hagamos hoy mañana puede ser tarde

La CTA regional Bahía Blanca -Dorrego considera de suma importancia  la resolución aprobada por el Consejo Departamental de la UNS (Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia). Muestra a las claras y con información científica la gravedad del impacto ambiental que produciría el dragado a Cerri.

Hay antecedentes en otros lugares del país (Esquel, Andalgalá, Mendoza) que es posible frenar este entramado de grandes negocios y mala política. Se necesitan muchas voluntades y muchas voces dispuestas a defender lo que es de todos: el derecho a una vida digna en armónica convivencia con la naturaleza.

En sus conclusiones los biólogos de la UNS  son contundentes: “Por todo lo expuesto consideramos que el sitio propuesto para la ampliación del sector portuario, sumado a la extensión del dragado requerida para dicho emplazamiento, resulta absolutamente inapropiado y completamente desaconsejable desde el punto de vista ambiental y recomendamos fuertemente revisar esta decisión,  evitando su  localización en  el área interna del  estuario donde  el impacto ambiental será particularmente grave y potencialmente irreversible.”

Frente a este estado de cosas sentimos que lo que no hagamos hoy, mañana puede ser tarde. Hay poderosos intereses del poder político y económico con un objetivo común: consumar un gran negocio y grandes ganancias empresarias. Intentan venderlo bajo el manto falaz del progreso y los puestos de trabajo. Para nada se preocupan por las consecuencias a futuro “irreversibles” como aseguran los científicos.

Consideramos importante difundir esta información en todos nuestros ámbitos de trabajo o de estudio y asistir masivamente a la audiencia pública convocada para el miércoles 16 a las 10 horas en el Centro de Jubilados de Cerri.

Reproducimos a continuación parte de la resolución firmada por los biólogos de la UNS

“El estuario de Bahía Blanca constituye, sin dudas, una pieza fundamental para el desarrollo de la región, por ser un ecosistema de humedal de altísima productividad y de particular concentración de diversidad biológica. (son el hábitat de diversas comunidades de invertebrados, de aves limícolas migratorias y un sitio de nidificación y alimentación importante para muchas aves acuáticas, cetáceos, lobos marinos, tortugas marinas, etc.)

El estuario resulta clave para la prestación de servicios ecológicos tales como la protección de la línea de costa, la captación y almacenamiento de dióxido de carbono y el mantenimiento de poblaciones de especies de interés pesquero. En este último caso, se trata de una de las dos áreas de cría de peces de interés comercial en la costa de la provincia de Buenos Aires, actuando como un área de desarrollo de juveniles y un sistema de exportación de recursos que son aprovechados no sólo a nivel local, sino también por pescadores de otros puertos de la provincia de Buenos Aires.

-Más allá de su valor intrínseco y de su papel en el funcionamiento ecosistémico, la rica y particular fauna del  estuario y las diferentes comunidades vegetales que en él se desarrollan, constituyen un interesante recurso desde el  punto de  vista del ecoturismo, la pesca deportiva  y  la  observación de vida silvestre. La relevancia de las marismas, canales, bancos e islas presentes en el estuario como “sitio de producción de recursos de elevada importancia social y económica” se refleja en la creación por la Provincia de Buenos Aires en 1991 de la Reserva Natural de Usos Múltiples “Bahía Blanca, Bahía Falsa y Bahía Verde” (ley Nº 11.074, ratificada por la Ley Nº 12.101 de 1998). Esta reserva, creada para proteger el ecosistema estuarial, ocupa unas 180000 hectáreas y se halla ubicada frente a la zona costera de los Partidos de Coronel Rosales, Bahía Blanca y Villarino.

-Las obras asociadas a la infraestructura portuaria (dragado, instalación de muelles, relleno de planicies de marea, etc.) suponen un impacto de altísima magnitud sobre las comunidades acuáticas y costeras, que se extiende más allá del sector donde éstas se emplacen (incluyendo porciones de la Reserva Natural de Usos Múltiples y de las costas de los Partidos de Bahía Blanca, Coronel Rosales y Villarino).

-Las obras de dragado, por otra parte, podrían provocar la liberación hacia el ambiente acuático de metales pesados que actualmente permanecen inmovilizados en los sedimentos del estuario y que podrían ser acumulados a través de las redes tróficas afectando inclusive a la población humana.

-La localización de una obra es una decisión que en términos prácticos resulta irreversible una vez concretada.

Finalmente, esta comisión quiere destacar que el análisis de la propuesta no puede restringirse a las obras de dragado e instalación de infraestructura para GNL. El proyecto que se está discutiendo incluye la generación de un nuevo polo industrial en el sector interno del estuario de Bahía Blanca y debe ser evaluado en su completa dimensión.”


COMISIÓN EJECUTIVA CTA BAHÍA BLANCA DORREGO