La compañía hará doce pozos en distintas áreas. Los objetivos están en la formación Vaca Muerta

La empresa Pluspetrol definió como “prioritarios” los desarrollos de yacimientos no convencionales en la Cuenca Neuquina y tiene previsto perforar una docena de pozos con el objetivo de buscar shale oil (petróleo) y tight gas en distintas áreas entre Neuquén y Río Negro.

Sólo para el desarrollo de no convencionales, la petrolera argentina definió una inversión que ronda los 70 millones de dólares que se usarán para perforar doce pozos que estimularán la formación geológica Vaca Muerta.

Los costos por cada pozo van de los cinco a los ocho millones de dólares.

La información la brindó a “Río Negro” el gerente de Operaciones de Pluspetrol para Argentina Carlos Carrizo quien adelantó que los pozos se realizarán en los yacimientos Centenario, El Porvenir, Touquet, Loma Jarillosa y Cinco Saltos.

Carrizo explicó que para la empresa los yacimientos no convencionales están definidos como “prioridad: estamos haciendo todos los estudios y hemos conformado un equipo multidisciplinario para empezar con el desarrollo masivo de shale oil en Vaca Muerta”, sostuvo.

Agregó que los doce pozos “no son pozos netamente exploratorios porque están dentro de campos en desarrollo, pero los estamos diseñando de manera muy diferente, por el tipo de entubación que requieren”.

En esa línea, Carrizo puso por ejemplo el área de Loma Jarillosa que, con la perforación convencional, no permite la estimulación de la formación Vaca Muerta, que contiene los promocionados hidrocarburos shale.

“Esa entubación no resiste la presión que tenemos que alcanzar. Entonces en el área tengo que perforar pozos que llevan una entubación especial y cabezas de pozos especiales; es decir todos los fierros que bajamos tienen condiciones para soportar altas presiones, que son los que me permiten fracturar Vaca Muerta”, detalló el especialista. Y enseguida recordó que la formación geológica (un paño que en Neuquén alcanza los 30.000 kilómetros cuadrados de superficie) está a diferentes profundidades y se agranda o se achica el espesor según el área.

En Loma Jarillosa, por ejemplo, está a una profundidad que va de los 2.000 a los 2.600 metros. Las presiones para entrar horizontalmente a la formación se triplican y son más costosas que la que se realizan en pozos convencionales, de cinco a ocho millones de dólares por cada perforación.

El gerente de Operaciones explicó que Pluspetrol tuvo una curiosa experiencia en shale oil en Aguada Los Baguales este año. No encontraron hidrocarburos en el reservorio convencional pero con el pozo vertical fueron hasta la formación Vaca Muerta y lograron una producción de 10 metros cúbicos diarios de shale oil y algo de gas. Allí prevén el desarrollo horizontal para atravesar la tan promocionada formación geológica.

Carrizo contó que mantienen en producción pozos de tight gas (arenas compactas) en el yacimiento Centenario aunque la misma ha bajado de 150.000 a 50.000 metros cúbicos diarios.

“La declinación de estos pozos no convencionales es mucho más violenta, más significativa, que en los otros pozos. Ahora está produciendo un caudal más o menos estabilizado del orden de los 50.000 metros cúbicos día, sumando a los otros pozos a los otros que estamos trabajando hace que en ese paraguas de gas plus estemos en los 180.000 metros cúbicos día”, indicó.

La semana pasada y en el marco del plan gas plus 1 que les autorizó Nación, en el área Centenario –entre Neuquén y Plottier– Pluspetrol perforó un pozo (el Centenario 1338) “netamente exploratorio, buscando extender los límites del tight. Hay que terminarlo pero aparecen espesores verdaderamente interesantes de formación tight de (la formación geológica) Molles”, indicó Carrizo al hablar con este diario.

Río Negro