La compañía cree que duplicará sus reservas con el hallazgo en el Sur de Argentina

SANTIAGO CARCAR | El País

Vaca Muerta es el nombre de una formación rocosa de 30.000 kilómetros cuadrados, el equivalente a la superficie de Galicia, en las provincias argentinas de Neuquén y Mendoza. Tiene el nombre mal puesto. Porque nunca una vaca muerta dio para tanto. YPF, la filial argentina de Repsol (57,5% del capital) que gestiona el grupo Pertesen, del empresario Enrique Eskenazi (25,5%), anunció ayer el que puede ser el mayor hallazgo de petróleo y gas en la historia, tanto de Repsol como de YPF.

Según comunicaron ayer ambas empresas a los reguladores bursátiles en Argentina y en España, Repsol YPF calcula que en los 428 kilómetros cuadrados explorados en la zona de Vaca Muerta denominada Loma La Lata, en los que ha instalado 15 pozos, existen unos recursos de petróleo y gas recuperables equivalentes a 927 millones de barriles de petróleo.

La cifra es espectacular: YPF cuenta con unas reservas de 500 millones de barriles de petróleo y otros 500 millones de gas, pero modesta comparada con las expectativas que maneja la compañía. Porque de los 30.000 kilómetros cuadrados de Vaca Muerta, YPF tiene derechos sobre 12.000 kilómetros y en las exploraciones previas de otros 503 kilómetros cuadrados, se han obtenido resultados óptimos

Como consecuencia, en Repsol YPF se considera un hecho que los descubrimientos de Argentina duplicarán sus reservas, hasta alcanzar la cifra de 4.000 millones de barriles equivalentes de petróleo. “Los descubrimientos”, señalaban fuentes del grupo, “cambiarán el perfil de la empresa, pero también el de Argentina”. Puede ser cierto, porque si hace pocos años, Argentina aparecía como un productor con pozos en proceso de agotamiento, ahora recibe una transfusión en forma de recursos que puede cambiar su historia.

Que Vaca Muerta era un tesoro estaba claro desde hace un año. En diciembre de 2010, la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ya anunció, en compañía del vicepresidente de YPF, Sebastián Eskenazi, el hallazgo de gas no convencional (shale gas suficiente para elavar las reservas del país, de seis a 16 años.

Los nuevos cálculos confirman que la apuesta por la exploración de la compañía, que le ha proporcionado grandes éxitos desde 2008, sobre todo en Brasil, era acertada. Pero lo que ha convertido en éxito algo que no se daba por seguro ha sido la tecnología.

Sencillamente, la petrolera ha aprendido a aplicar técnicas para extraer crudo, el llamado shale oil (petróleo no convencional) donde antes no se podía. ¿Cómo lo hace? Mediante técnicas de ruptura de la roca (fracking), con inyección a presión de agua, arena y otros productos. La técnica, muy cuestionada por las organizaciones ecologistas, es similar a la que se está empleando masivamente en EE UU para extraer gas.

En los últimos años, Repsol ha desarrollado una intensa campaña exploratoria con buenos resultados (ha recuperado más del 94% de su tasa de reservas). Entre los grandes éxitos exploratorios de Repsol desde 2009 se cuentan hallazgos en Sierra Leona, Bolivia Brasil, Estados Unidos y Venezuela.

En Brasil, los hallazgos en aguas profundas facilitaron un gran acuerdo con la china Sinopec para crear una sociedad conjunta valorada en más de 12.000 millones de euros.

El País

—–

Repsol YPF se dispara en Bolsa tras anunciar su mayor hallazgo de crudo en Argentina

Las acciones de la compañía suben más de un 5% y las de su accionista Sacyr un 6%. -La petrolera cree que el descubrimiento duplicará sus reservas

SANTIAGO CARCAR

Vaca Muerta es el nombre de una formación rocosa de 30.000 kilómetros cuadrados, el equivalente a la superficie de Galicia, en las provincias argentinas de Neuquén y Mendoza. Tiene el nombre mal puesto. Porque nunca una vaca muerta dio para tanto. YPF, la filial argentina de Repsol (57,5% del capital) que gestiona el grupo Pertesen, del empresario Enrique Eskenazi (25,5%), anunció ayer el que puede ser el mayor hallazgo de petróleo y gas en la historia, tanto de Repsol como de YPF. La noticia ha motivado hoy un fuerte repunte de las acciones de la petrolera, que a media sesión mantenía su avance superior al 5%, y de su accionista de referencia, Sacyr, que remontaba a la misma hora más de un 6%. Repsol ha cerrado la sesión con una subida del 6,34% hasta los 22,23 euros.

Según comunicaron ayer ambas empresas a los reguladores bursátiles en Argentina y en España, Repsol YPF calcula que en los 428 kilómetros cuadrados explorados en la zona de Vaca Muerta denominada Loma La Lata, en los que ha instalado 15 pozos, existen unos recursos de petróleo y gas recuperables equivalentes a 927 millones de barriles de petróleo.

La cifra es espectacular -YPF cuenta con unas reservas de 500 millones de barriles de petróleo y otros 500 millones de gas-, pero modesta comparada con las expectativas que maneja la compañía. Porque de los 30.000 kilómetros cuadrados de Vaca Muerta, YPF tiene derechos sobre 12.000 kilómetros y en las exploraciones previas de otros 503 kilómetros cuadrados, se han obtenido resultados óptimos.

Como consecuencia, en Repsol YPF se considera un hecho que los descubrimientos de Argentina duplicarán sus reservas, hasta alcanzar la cifra de 4.000 millones de barriles equivalentes de petróleo. “Los descubrimientos”, señalaban fuentes del grupo, “cambiarán el perfil de la empresa, pero también el de Argentina”. Puede ser cierto, porque si hace pocos años, Argentina aparecía como un productor con pozos en proceso de agotamiento, ahora recibe una transfusión en forma de recursos que puede cambiar su historia.

Que Vaca Muerta era un tesoro estaba claro desde hace un año. En diciembre de 2010, la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ya anunció, en compañía del vicepresidente de YPF, Sebastián Eskenazi, el hallazgo de gas no convencional (shale gas) suficiente para elevar las reservas del país, de seis a 16 años.

Los nuevos cálculos confirman que la apuesta por la exploración de la compañía, que le ha proporcionado grandes éxitos desde 2008, sobre todo en Brasil, era acertada. Pero lo que ha convertido en éxito algo que no se daba por seguro ha sido la tecnología.

Sencillamente, la petrolera ha aprendido a aplicar técnicas para extraer crudo, el llamado shale oil (petróleo no convencional) donde antes no se podía. ¿Cómo lo hace? Mediante técnicas de ruptura de la roca (fracking), con inyección a presión de agua, arena y otros productos. La técnica, muy cuestionada por las organizaciones ecologistas, es similar a la que se está empleando masivamente en EE UU para extraer gas.

En los últimos años, Repsol ha desarrollado una intensa campaña exploratoria con buenos resultados (ha recuperado más del 94% de su tasa de reservas). Entre los grandes éxitos exploratorios de Repsol desde 2009 se cuentan hallazgos en Sierra Leona, Bolivia Brasil, Estados Unidos y Venezuela.

En Brasil, los hallazgos en aguas profundas facilitaron un gran acuerdo con la china Sinopec para crear una sociedad conjunta valorada en más de 12.000 millones de euros.

El País