Según la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines, este nivel de cierres equivale a “una mortalidad del 5% anual”

La Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (CECHA) advirtió que en lo que va del año han cerrado 200 estaciones de servicio, lo que implica “una mortalidad del 5% anual”.

“La disminución de la cantidad de estaciones es un síntoma de de la crisis de la actividad, pero sobre todo una alarma sobre un modelo de distribución energética que indica concentración económica, dificultades de acceso, encarecimiento del precio final y pérdida de valor agregado y empleo”, planteó la entidad.

La institución expresó en un comunicado su “preocupación” por la desaparición de pequeñas y medianas empresas dedicadas a la actividad estaciones de servicio, lo cual, dijo, “revela la crisis general del sector”, pero afecta en particular a las que forman “el grupo de las independientes de las empresas petroleras”.

“Mas allá de la importancia económica del sector, su aporte a la economía social, a la equidad territorial, a la ruralidad y a la producción, lo convierte en un eslabón central del crecimiento con equidad de la Argentina”, destacó.

Según indicó, las estaciones de servicio independientes, representan el 90% del total de los locales de expendio de combustibles de la Argentina.

Además, precisó que las pymes estaciones de servicio generan 48.677 puestos de trabajo directo, y por brindar un servicio de 24 horas los 365 días del año, es una “actividad mano de obra intensiva, llegando a representar en una estación promedio el 60% del total de sus costos operativos”.

Por esa razón, señaló que atienden a 1,5 millones de personas/vehículos por día, y “cualquier tipo de dificultad del sector automáticamente es percibido por la sociedad, ya sea cuando se producen problemas de abastecimiento, o cuando alguna medida de fuerza afecta la normal prestación del servicio”.

También remarcó que el sector tiene una importante actividad como agente de percepción y traslado de impuestos por la alta carga impositiva de los combustibles. En este sentido, estimó que un día de actividad del sector aporta a la recaudación fiscal mas de 60 millones de pesos.

La entidad aseveró que el sector de estaciones de servicios es “un eslabón en la cadena de distribución energética que se encuentra afectado: en su abastecimiento, en su rentabilidad, en su capacidad de generar y garantizar empleo”. “El sector requiere de un reconocimiento equivalente a su aporte al desarrollo económico y social de la Argentina”.

iEco