Las acciones de la petrolera YPF subieron ayer 10,7 por ciento. La mejora respondió al anuncio de la existencia de recursos hidrocarburíferos, equivalente a 927 millones de barriles de petróleo, que no pudo ser capitalizada en la rueda de anteayer, debido a que se conoció al cierre de los mercados

La ola de ventas por los papeles de YPF sumó al volumen total de negocios en la Bolsa porteña, que cerró con un monto discreto de 49,5 millones de pesos. El panel de empresas líderes promedió un alza del 1,6 por ciento. El dólar se mantuvo equilibrado en 4,28 pesos, sin presencia del Banco Central en el segmento mayorista. La reservas quedaron en 46.964 millones de dólares.

YPF confirmó la existencia de reservas en formación geológica no convencional. Unos 150 millones de barriles habían sido anunciados en mayo, pero con los últimos datos la cifra se amplió a 927 millones y el área delimitada se extendió de 330 a 428 kilómetros cuadrados en Loma de la Lata, Neuquén. Esto motivó desde temprano las operaciones bursátiles, a lo que se sumó el balance del Banco Macro, que ganó en los primeros nueve meses 829,66 millones de pesos. Las acciones de la entidad financiera subieron 5,6 por ciento. También tuvieron un buen desempeño los papeles de Molinos Río (5,1), Mirgor (3,7) y Grupo Financiero Galicia (3,4).

Los títulos públicos se negociaron a la baja. Tomando como ejemplo aquellos bonos que nacieron con el canje de deuda de 2005, el Discount en pesos perdió 2,1 por ciento y el Par retrocedió 1,9. Los cupones PIB finalizaron con una leve baja de 0,2 por ciento. En títulos públicos se negociaron 1543,2 millones de pesos. El riesgo país, que mide el diferencial de tasa entre los bonos soberanos locales y su pares del Tesoro estadounidense, se redujo a 790 puntos básicos.

Durante la jornada se registró un leve incremento en el ingreso de divisas por parte de los exportadores granarios –por la cosecha gruesa de maíz–, lo que permitió compensar la demanda de dólares por parte de bancos y empresas extranjeras. Este equilibrio llevó a que el Central mantuviera un saldo neutro de intervención en la plaza mayorista. No obstante, las reservas se redujeron en 119 millones de dólares debido al pago de obligaciones con organismos multilaterales.

Al público las pizarras mantuvieron el precio en 4,28 pesos, mientras el esquema de control y fiscalización continuó con un alto grado de fluidez (ver aparte). Las regulaciones se siguen haciendo sentir en las operaciones informales, donde el dólar blue sumó otros dos centavos, para ofrecerse en cuevas y a 4,70 pesos. El euro se apreció un centavo, a 5,89 pesos, mientras que el real –moneda de referencia para el país por la relación comercial bilateral– subió a 1,73 por dólar y contra el peso, dos centavos, a 2,44.

Página/12