La balanza energética es cada vez más deficitaria, según informes privados

Por Tomás Canosa | iEco

Las importaciones de combustible subieron un 93,7% en volumen en los primeros nueve meses del año. Alcanzaron los 3.391,9 millones de dólares en este período, un 32,9% adicional en comparación con el mismo lapso de 2010, según un informe que elaboró el Instituto Argentino de la Energía (IAE). En precio, el incremento fue menor porque hubo una baja importante en el valor del gas oil. La suba se dio por una combinación entre escasas inversiones, el crecimiento de la actividad económica y el elevado consumo en los hogares.

Las importaciones de Nafta Súper, Nafta Ultra, Fuel Oil, Gas Oil, Gas Natural y Gas Natural Licuado (GNL) ya llegaron a los 3.391,9 millones entre enero y septiembre . Los rubros que más treparon durante los primeros nueve meses fueron las importaciones de GNL y de Gas Natural. Las compras del exterior del GNL alcanzaron los US$ 1.387 millones durante los primeros nueve meses, mientras que durante el mismo periodo del 2010 habían sido 279 millones.

“Son cifras oficiales y sistemáticamente publicamos que hay una caída en la producción y un incremento en las importaciones” , aseveró el director del IAE de General Mosconi, Gerardo Rabinovich. El especialista destacó el impacto que tienen las importaciones de combustibles en el gasto público . “ENARSA dice que el año que viene van a importar 80 barcos de gas licuado cuando este año serían 40, y en el presupuesto 2012 también piden permiso para importar 7 millones de m3 de gasoil exentos de impuestos, mientras este año fueron 2 millones”, agregó.

El constante incremento de las importaciones de combustible representa un problema para las cuentas públicas . Las exportaciones no paran de caer y cada vez están más lejos de compensar las compras provenientes del exterior. Durante los primeros nueve meses, las exportaciones de combustible alcanzaron los 78,8 millones de dólares. Es decir, que sólo sirvieron para financiar el equivalente al 5,6% de las importaciones .

La consultora Finsoport, que dirige Jorge Todesca, estimó que el aumento de las importaciones de combustibles es una de las claves para entender el deterioro del saldo comercial . El estudio calculó que la economía crecería menos durante 2012, pero las importaciones no irán en la misma proporción porque “algunos rubros como energía y combustibles seguirán demandando importaciones por razones estructurales de debilidad en la oferta nacional”.

El ex secretario de Energía Jorge Lapeña coincidió con esta visión y estableció una analogía entre el impacto que tienen los subsidios en las cuentas públicas y lo que sucede con las importaciones de combustibles . “Así como los subsidios desbalancean las cuentas públicas, las importaciones energéticas, que son crecientes en volumen y en costo, van a terminar desbalanceando o eliminando el superávit comercial”, sostuvo.

Lapeña agregó que la clave para revertir esta situación pasa por invertir “vigorosamente” en exploraciones y poner en producción los pozos para que rindan sus frutos en los próximos 7, 8 o incluso 9 años.

iEco

Anuncios