La exploración de los recursos entrampados en arenas y en la roca madre que se desarrolla en Neuquén pone al país detrás de China y EE.UU

El potencial argentino para desarrollar hidrocarburos no convencionales (shale) se refleja en los más de 1.200 millones de dólares invertidos en estos últimos dos años en exploración y desarrollo de yacimientos, y en el interés manifestado por nuevos posibles inversores.

La provincia del Neuquén es la que hoy concentra el mayor interés, ya que grandes petroleras como YPF-Repsol, la francesa Total, la canadiense Americas Petrogas y la estadounidense Apache ya están en la cuenca, que abarca la provincia de Neuquén y parte de las provincias de La Pampa, Río Negro y Mendoza.

Recientemente, Exxon Mobil adquirió los derechos de ocho bloques en Neuquén, y otras como Pluspetrol, EOG Resources con Medanito, Statoil, Shell, Petrobras y ConocoPhillips estarían interesadas, según se informó.

“Es el fruto de lo que venimos trabajando desde hace dos años y son buenas señales que confirman nuestras hipótesis sobre el potencial que tiene la provincia de Neuquén, porque la ven con un potencial muy interesante. Todos los días están apareciendo más interesados”, dijo el titular de la empresa Gas y Petróleo del Neuquén, Rubén Etcheverry.

Otro dato relevante es la inversión por más de 800 millones de dólares para el segmento, que comprometió la petrolera Exxon ante la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en oportunidad de su visita a Estados Unidos en septiembre pasado, así como las previsiones de petroleras locales en sus presupuestos para 2012.

Además, un informe del Departamento de Energía estadounidense mostró que Argentina tiene unos 774 billones de pies cúbicos de gas natural atrapado en rocas de esquisto (roca de grano grueso que se parte con facilidad en láminas o placas), lo que coloca los recursos del país tras los de China y Estados Unidos, donde la producción de gas no convencional es una de las principales fuentes de energía.

El recurso, en los yacimientos de shale gas, está atrapado en arcillas de baja porosidad y débil permeabilidad, por eso los costos de extracción son mayores, ya que requieren de perforación horizontal y fractura hidráulica para su extracción.

A diferencia del hidrocarburo tradicional que tiene presión suficiente para fluir solo, en el caso no convencional el recurso está incrustado en la roca madre y se necesita inyectar gas o agua en grandes cantidades para su extracción.

Otro condicionamiento que algunos señalan es que, en los yacimientos no convencionales, la inversión es constante durante toda la etapa de producción, a diferencia de los convencionales que requieren una fuerte inversión inicial y menos durante el resto de la vida útil del yacimiento. Los desarrollo de “shale” están considerados como exploración de alto riesgo, alta inversión y utilización de tecnología innovadora para la perforación horizontal y fractura hidráulica. El mayor costo que implica la extracción de esos recursos (gas-petróleo) lleva a que muchos sean menos optimistas con estos proyectos.

En el caso de Argentina, la producción de gas no convencional podría potencialmente resolver los problemas de suministro energético del país en el largo plazo. YPF y Apache son las que tienen desarrollos avanzados en shale gas en la provincia de Neuquén en el bloque Loma del Molle, en el marco del programa Gas Plus implementando por el Gobierno para abastecer una mayor demanda de gas. Apache produce hoy entre el 40 y 45 por ciento del gas entregado bajo la modalidad Gas Plus. La petrolera perforó cuatro importantes pozos exploratorios estratégicos en la Cuenca Neuquina con objetivos de gas no convencional (en los bloques Anticlinal Campamento, La Calera, Huacalera y Cortadera).
Por su parte, Repsol YPF tiene comprobadas en Neuquén tight gas (arenas compactas) y shale gas (gas de equistos) con reservas por 4,5 TCF billones de pies cúbicos, de la formación Vaca Muerta en Neuquén. El pasado 7 noviembre la petrolera confirmó el descubrimiento de 927 millones de barriles equivalentes de petróleo no convencional también en Loma La Lata.

La Mañan Neuquén