La minería crece cada año pero deja sólo un 3% de regalías y por ley no los alcanzan los impuestos o tasas municipales. En el caso petrolero, resta una discusión en profundidad sobre el reparto interno de esos recursos monetarios para satisfacer las demandas de los municipios

La minería metalífera y la extracción de hidrocarburos cuentan con régimenes fiscales diferenciados. La primera industria obtuvo una serie de incentivos en el menemismo -que persisten en la actualidad- al punto de obtener “sólo ganancias” por sus trabajos. El petróleo y el gas reporta un tercio de los ingresos del Presupuesto de la Provincia y en los últimos años el gobierno nacional impulsó programas para motivar la exploración de nuevas reservas mejorando los precios internos.

Si bien para el petróleo algunas propuestas políticas van desde el pedido de incrementar las regalías hasta la de nacionalizar la industria, la actual legislación le permite a las provincias aprovechar sus recursos hidrocarburíferos. El diputado nacional Mario Pais hizo la propuesta en la Cámara Baja para recortar los beneficios fiscales que salen de la media y establecer así un sistema tributario progresista.

MINERIA INCENTIVADA

Puesta en debate y hasta resistida con movilizaciones sociales, la minería a cielo abierto con la utilización de cianuro u otros químicos goza de incentivos para su desarrollo delineados en los noventa. Sin embargo, no fue hasta que el ex presidente Néstor Kirchner puso como objetivo el Plan Minero Nacional (entre otros planes para reactivar la industria argentina) y las perspectivas del país mejoraron que las mineras  de todo el mundo se interesaron.

Uno de esos beneficios es que se garantiza la estabilidad fiscal y cambiaria por el término de 30 años contados a partir de la fecha de presentación de su estudio de factibilidad. Rige también para el régimen cambiario, con exclusión de la paridad cambiaria y los reembolsos y reintegros de impuestos relacionados con la exportación. Y no se aplica el IVA.

Entre los beneficios para las mineras fijados por las leyes 25.429 y 24.228 se encuentran la doble deducción de gastos de exploración (hasta el 100% del monto invertido), devolución del IVA a la exploración, en el Acuerdo Federal Minero las provincias acordaron facilitar la eliminación de gravámenes y tasas municipales e impuestos de sellos que afecten la actividad minera dentro de cada provincia.

Y las regalías están fijas con un tope del 3%. La incidencia de las regalías sobre el valor presente de los proyectos mineros no excede el 7%, aunque varias provincias han adoptado esquemas propios de regalías decrecientes a medida que crece el valor agregado al mineral dentro de territorio provincial.

EXPECTATIVAS MINERAS

No sólo en el sector empresario manifiestan grandes expectativas en torno a la expansión de la minería, también desde el Gobierno nacional han hecho proyecciones a 2015 con muchísimo optimismo.

En el período 2003-2008, las inversiones crecieron un 1.014% (de $660 millones a $7.000 millones) y las exportaciones un 275% (de $3.300 millones a $12.000 millones). Los datos surgen de Minería en números, difundido en 2009 por parte de la Secretaría comandada por Jorge Mayoral. Ese mismo informe destaca que para 2015 la minería en la Argentina recibirá inversiones por $38.500 millones y las exportaciones significarán ingresos por $28.000 millones.

BENEFICIOS PETROLEROS

Las empresas petroleras deben pagar el 12% de su producción en concepto de regalías al Estado nacional. Desde el poder central se reparten esos ingresos entre las diez provincias productoras (que además están nucleadas en la OFEPHI, Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos).

Con el objetivo de incentivar la exploración de hidrocarburos, el Gobierno nacional en octubre de 2006 elevó al Congreso una ley que incluye la devolución anticipada del IVA, la amortización acelerada del Impuesto a las Ganancias, y la exención del impuesto a la Ganancia Mínima Presunta y la libre importación de maquinarias y equipos.

Para acceder a los beneficios, las petroleras tendrán que ofrecerle una participación societaria a ENARSA. La ley les permite a los actuales concesionarios subdividir las áreas y devolver las que no están utilizando.

Al mismo tiempo, se concretó el traspaso de los yacimientos a las provincias a través de la denominada Ley Corta (porque sólo contenía seis artículos), un pedido de los gobernadores de distritos petroleros.

El Programa Petróleo Plus (PPP) fue otro de los pasos con el que se buscó revertir la caída que viene registrando en los últimos años la producción de crudo. Se le sumó luego el Programa Gas Plus. Las operadoras obtienen mejores precios por barril o millón de BTU, según el programa, si logran ampliar las reservas hidrocarburíferas con campañas de exploración.

REPARTO PETROLERO

En Chubut, coparticipa con los municipios el 16% de lo recaudado en materia de regalías petroleras y el gobierno provincial se queda con el 84%. Además, el decreto 531/92 establece la Coparticipación de acuerdo al Censo de 1980 y por eso no se toman en cuenta las variaciones en los crecimientos que muestran todos los censos posteriores. Comodoro recibe de ese 16% un porcentaje fijo del 40%.

Así lo evidencia un informe del Estudio Bensimón, titulado “Algunas reflexiones sobre la Coparticipación a municipios: el nuevo Censo Nacional 2010”, realizado en abril de este año. El caso Rada Tilly es esclarecedor: la localidad creció en población un 50%, pero continúa recibiendo un 1,31% de lo que se reparte congelado desde los 80, actualizado sería el 2,5%.

Con tan sólo un 12% que se reparte desde Nación, las finanzas provinciales se abastecen aunque resta una discusión en profundidad sobre el reparto interno de esos recursos monetarios para satisfacer las demandas de los municipios.

PIDEN CAMBIOS

El diputado nacional Mario Pais presentó un proyecto para cambiar la ley de inversiones mineras y así recortar los “exorbitantes” alcances que tiene en materia de estabilidad fiscal  y establecer un sistema tributario progresista.

“Sólo ampliando las posibilidades de llevar a cabo una política fiscal razonable se puede desarrollar un modelo económico de país productivo, redistributivo y sostenible en el tiempo, y se posibilita que el Estado Nacional y las Provincias puedan ejercer en plenitud sus potestades legislativas en materia impositiva para atender las diferentes circunstancias que coyunturalmente ameriten modificaciones en la materia”, dijo cuando presentó la propuesta.

De este modo, Pais proyecta una mayor participación del estado en la renta del sector minero, considerando que la vigente ley instituye un régimen de privilegio en beneficio de las empresas mineras.

Otra iniciativa de Pais presentada en la Cámara de Diputados de la Nación pretende modificar la actual protección ambiental en los emprendimientos mineros para volverla más eficiente e incorporar la participación ciudadana, tanto a las organizaciones ambientalistas como de pueblos originarios.

Patagónico.net