El ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, y su par de Planificación, Julio de Vido, entregaron ayer la personería gremial de tercer grado a una confederación que nuclea a gremios de energía

De esta manera se oficializó la Confederación Argentina de Trabajadores y Empleados de los Hidrocarburos, Energía, Combustibles, Derivados y Afines (Catheda).

Los gremios que conforman Catheda son Luz y Fuerza; la Federación Sindicatos Unidos Petroleros e Hidrocarburos (Supeh); el Sindicato de Petróleo y Gas privado de Neuquén y Río Negro, y la Federación de Trabajadores de la Industria del Gas Natural de la República Argentina.
El titular de los petroleros, Guillermo Pereyra, será el vicepresidente primero de Confederación.

El flamante presidente de esta organización, el titular del Supeh, Antonio Cassia, afirmó a la agencia de noticias Télam que “era necesario constituir la confederación”, porque en el último tiempo “se crearon las cámaras (empresariales) del petróleo y de la energía”.

A su vez, el sindicalista sostuvo que desde Catheda se apoya “el proyecto energético del gobierno nacional”, y aclaró que para las paritarias “cada gremio negociará por su cuenta”. Con respecto a Aguas Argentinas, el otro gran sindicato de energía, Cassia señaló que no hay negociaciones formales para su incorporación a la Confederación, pero que “existen diálogos a nivel dirigencial”.

Por su parte, el líder de Luz y Fuerza, Oscar Lescano, también defendió el programa energético del gobierno nacional y llamó a “mantener la política económica, para profundizarla”.

Con respecto a las paritarias, el también vicepresidente segundo de la Confederación dijo que “sería importante que haya acuerdos con los empresarios para que no hagan un colchón antes y después de las negociaciones, porque los trabajadores sólo negocian una sola vez por año”.

Por la tarde, Pereyra tenía previsto reunirse con empresarios en el marco de las paritarias para analizar, entre otros puntos, la participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas y un diferencial por zona.

La Mañana Neuquén