La situación por el reclamo mapuche en el yacimiento Anticlinal Campamento se descomprimió ayer luego de una intensa negociación que incluyó a la empresa Apache, a la provincia de Neuquén y al grupo, que desde el martes frenó trabajos de perforación y ocupó la planta compresora de gas

Sin embargo, fue la orden de desalojo por parte de la justicia la que determinó que la mayoría de los manifestantes desistiera de hacer más duro el reclamo y cortar el suministro de gas de Zapala y zona de influencia.

En el medio, la lonco de la comunidad Gelay Ko, Silvia Claleo, afirmó que Martín Maliqueo “que en realidad se llama Martín Velázquez” -dijo- “no representa a Gelay Ko y ninguno de los que está con él es de la comunidad. Ellos viven en los alrededores que se arrogan una representación que no tienen”, aseguró la mujer que prometió denunciarlo a la Confederación Mapuche.

Según informó el Diario Río Negro, el subsecretario de Medio Ambiente de Neuquén, Ricardo Esquivel, aseguró que en el paraje no hay riesgos de contaminación hidrocarburífera para humanos o animales. El funcionario salió así al cruce de la polémica planteada que derivó en la paralización de las actividades en esa zona. Y desde la justicia se impartió una orden de desalojo para preservar la seguridad de todas las personas afectadas al hecho. .

Ayer por tarde, desde el más alto nivel del gobierno provincial se anunció la finalización del conflicto. Sin embargo, Martín Maliqueo, dijo que “el reclamo sigue más firme que nunca porque el diálogo está roto con Apache y con el gobierno”.

Claleo desmintió a Maliqueo y repudió su accionar, mientras un empleado Apache denunció que fue amenazado con un hacha.

Desde la empresa indicaron que el funcionamiento de la planta compresora se mantiene en un 70% y que si bien existen problemas por resolver la situación tiende a normalizarse.

Patagónico.net