Delta de Tigre, noviembre de 2011

A principios de octubre el isleño César Javier Villalba fue citado por el Dr. Enrique Alliot Subsecretario de Gobierno de la Municipalidad de Tigre en la misma Municipalidad para informarle que debía dejar el terreno en el cual vive con su familia. En esta oportunidad lo amenazó con que debía hacerlo por las buenas si no sería por las malas. No es al único vecino que le pasa esto, venimos escuchando que son varios/as los que reciben amenazas e intimidaciones… Quieren los terrenos…

A los pocos días, el 13 de octubre, justo en el momento en que Javier tuvo que ir a trabajar dejando a su esposa Mónica sola con sus hijos, llegaron a la casa de la familia en un gomón de prefectura el  Concejal oficialista Horacio Fabeiro, el funcionario municipal Alliot y un prefecto. La actitud volvió a ser amedrentadora, amenazaron a la familia diciendo: “Ahora atenete a las consecuencias, te vamos a tirar la casa abajo y te vamos a sacar del terreno”.

Este hecho fue denunciado el 14 de octubre en la Fiscalía de San Isidro.

¿Por qué quieren los terrenos de los y las isleños/as?

Hace varios años que la primera sección de islas del Delta se ha convertido en destino turístico de personas de todo el mundo, esto ha hecho que muchas inmobiliarias y particulares quieran invertir en algún emprendimiento económico, ya sea turístico o de viviendas destinadas a personas de altos nivel adquisitivo ya que son más rentables económicamente. Dado estos intereses en el territorio se ha ido valorizando la tierra convirtiéndose en un bien cotizado en el mercado. Pero tienen el problema de que viven familias de isleños/as en estas tierras y éstas no se ajustan a la forma de vida urbana, ni a los estándares de consumo de alto nivel.

Un antecedente de esta situación es el reciente conflicto con el emprendimiento privado “La isla” Colony Park, ubicado en Canal Vinculación y ex Arroyo Anguilas, donde se pretendía realizar un country para sectores de altos ingresos, que viven en la ciudad y quieren un espacio “verde” para vivir o “recrearse” . Es de conocimiento público que este emprendimiento privado desalojó a familias isleñas que vivían allí hace más de 50 años, destruyendo sus casas, cambiando el curso del Arroyo Anguilas, dragando, etc. El impacto social y ecológico es inconmensurable. Este año se hizo una Audiencia Pública con organismos estatales provinciales y se resolvió que este emprendimiento es Inviable en la isla, se pararon las obras reconociendo el daño que han hecho. Esto fue resultado de que los/as isleños/as y organizaciones sociales y ambientales nos organizamos y luchamos por defender el Delta y nuestra vida en él…

Podemos unirnos por el Delta…

El Delta es un Humedal único en el mundo por sus condiciones ecológicas, tamaño y singularidad. Los y las isleños/as que vivimos en él tenemos y queremos un modo de vida particular, ligado a la vida rural integrada al ecosistema del humedal con sus potencialidades y restricciones. Venimos ensayando el con-vivir con y en el humedal lo que implica llevar adelante otro desarrollo integrado al mismo y respetando a todas las personas que vivimos en él en tanto somos todas iguales.

El problema de un/a vecino/a es un problema de todos/as.

No queremos que avance la urbanización, menos aún que nos amenacen y desalojen.

Defendemos nuestro modo de vida isleño y nuestro derecho a la tierra!

Si querés informarte sobre tus derechos o sobre lo que pasa en la Isla.

O si tenés cuestiones que quieras conversar con otros/as vecinos/as…

Reuniones abiertas y públicas, jueves 18hs en Casa Puente

Acercate a Casa Puente
Centro cultural y comunitario
A. Gambado y Nvo. Fulminante