“Haremos todo lo posible para asegurar que las protestas no sean capaces de parar la exploración de gas de pizarra en Polonia”
Bernard Blaszczyk, Vice Ministro de Medio Ambiente de Polonia

El lunes 28 de noviembre comenzó en la capital polaca, Varsovia, un encuentro de las corporaciones más grandes de la Energía. Los directores ejecutivos y representantes de Halliburton, Talisman Energy y Dow Chemical entre otros acudieron para crear contactos con miembros de la Comisión Europea y del Gobierno Polaco a puerta cerrada y lejos de la mirada de la población en el céntrico Hotel Intercontinental (el pase más barato costaba 2500 euros. La mayoría de los polacos gana 250 euros al mes). Los participantes en la conferencia tenían el objetivo de exhibir los futuros beneficios de sus inversiones en gas de pizarra (shale gas), las cuales, gracias al suave politiqueo de las autoridades polacas, van a hacer de Polonia el próximo Delta del Níger.

Justo antes del discurso de inauguración, planeado para las 9 de la mañana del martes 29 de noviembre, una flash mob se congregó en el vestíbulo de la planta baja. Mientras un grupo de personas con tambores distraían la seguridad del hotel, un transeunte dejó caer un maletín lleno de pelotas de golf que se desparramaron por todo el vestíbulo. Mientras tanto, desde la barandilla de los pisos de arriba fue desplegada una gran pancarta con un dedo medio levantado pareciendo una completa torre de perforación, con una llama de gas en lo alto. La pancarta decía “Frack you” y un listado de docenas de localidades y regiones alrededor del mundo donde se está protestando contra el fracking o ya ha sido prohibido. En medio de la confusión otro grupo entró en la sala de conferencias principal del segundo piso. Con los brazos enlazados y sentados en el estrado, bloquearon el discurso de inauguración forzando a los participantes a dejar la sala y esperar fuera. Durante este tiempo, el grupo organizó una conferencia alternativa en solidaridad con los residentes polacos en cuyas tierras se está llevando a cabo el fracking a pesar de las protestas.

Desde Pomerania a Filadelfia, desde Siracusa a Sulęczyno, desde Lewino a Lancashire, residentes de localidades con perforaciones han experimentado las consecuencias de la fractura hidráulica y están pidiendo lo mismo: poner final a la desposesión y acabar con la trágica degradación del medio ambiente. Cuando sus quejas y protestas caen en los oídos sordos tanto de los medios de comunicación como de los gobiernos (como si el agua de manantial de Rogowo en la región de Lubelskie estuviera contaminada debido al “miedo de la gente atrasada y falta de conocimiento” de sus habitantes), la gente se ve forzada a tomar los asuntos en sus manos. En Opole Stare, Kraśnik y Kostry, habitantes privados de sus derechos han comenzado a sabotear plataformas de perforación, retirando más de 300 m de cables sísmicos especializados en una ocasión y un conjunto completo de maquinaria para la fractura hidráulica. Los residentes de Stężyca y Sulęczyno declararon la semana pasada que bloquearán las carreteras que llevan a las plataformas de perforación. Tomando ejemplo en sus iniciativas, decidimos interferir en el encuentro antidemocrático del martes.

Después de bloquear la conferencia durante dos horas, la policia nos retiró de la sala de reuniones por la fuerza y nos arrestaron. Todos hemos sido imputados por entrada sin autorización y nos enfrentamos a hasta un año de prisión. Esta imputación es peculiar. Mientras nos acusan de interferencia ilegal en los derechos de propiedad del Intercontinental, son las corporaciones las que están entrando a la fuerza en las tierras del pueblo, fracturando la tierra bajo sus casas, induciendo terremotos y contaminando su suministro de agua potable. La forma más exagerada de entrada sin autorización a la cual se está sometiendo a las comunidades polacas, implica la expropiación de la tierra en nombre de los beneficios de las corporaciones. Esta práctica ha sido sancionada legalmente por la nueva Ley de Geología y Minas, de acuerdo a la cual los gobiernos regionales y las comunidades locales están excluidas de los procesos de decisión que conciernen a la exploración de gas y petróleo. Esta misma ley eleva los recursos geológicos a “bien público” bajo la exclusiva jurisdicción del estado, quien vendió las concesiones de gas de pizarra sin consultar a sus habitantes.

Con unos instrumentos legales cada vez más reducidos, en peligro por las corporaciones y abandonados por el estado, los residentes de Polonia, al igual que otras gentes en otros países se han visto forzados a tomar la iniciativa. A pesar de las absurdas acusaciones de “actuar en contra del interés nacional”, la intervención directa parece ser el único medio efectivo para prevenir tragedias locales. En última instancia, las protestas de base son lo que más temen autoridades como el Vice Ministro Blaszczynk y las corporaciones internacionales.

Once personas de los doce detenidos fueron liberados después de 8 horas de arresto. Además, una chica fue imputada con agresión a un policía. Ella permaneció en comisaría toda la noche y se enfrenta a hasta tres años de prisión. Las personas que tocaron música en la entrada fueron multadas con 50 euros cada una por desórdenes públicos.

Hemos abierto una cuenta solidaria para la defensa legal del grupo. Animamos calurosamente a contribuir en la siguiente cuenta y apreciaremos mucho las contribuciones ya que la iniciativa del grupo es totalmente de base, así como sus bolsillos en general.

Cuenta del Fondo Solidario
PL 08 1240 1024 1111 0010 2760 9063
SWIFT (IBAN) code: PKOPPLPW

Varsovia, 5 de diciembre de 2011