MORALES CRITICO EL RECLAMO DE ALGUNAS ONG ECOLOGISTAS

El presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró ayer que el plan de exploración de hidrocarburos 2011-2020 de Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia (YPFB) garantiza energía e ingresos para todo el país y pidió una vez más a las petroleras transnacionales que no fomenten las prebendas a dirigentes sociales y a estos últimos les pidió que no perjudiquen los proyectos energéticos. “¿Para qué la exploración? –se preguntó el líder cocalero–. Yo lo resumo en dos palabras: (para que) de acá al poco tiempo no falte energía para Bolivia”, señaló en el acto que se llevó a cabo en instalaciones del Banco Central de Bolivia (BCB), según informó la agencia estatal ABI. El nuevo plan de exploración de YPFB prevé un trabajo de exploración en 118 áreas durante los próximos diez años para buscar e identificar la presencia de gas natural, condensado y petróleo crudo. Bolivia iniciará un nuevo ciclo exploratorio de hidrocarburos por 1800 millones de dólares, según afirmó ayer el presidente de YPFB, Carlos Villegas, al presentar el plan estratégico de exploración hasta el 2020. Según el directivo, esa inversión se realizará durante los próximos diez años, y el Estado boliviano participará aportando un 45 por ciento del total.

“Entiendo que está garantizado el gas para consumo interno y exportación hasta 2022, ¿pero después, qué sucederá? Entonces, ahí es importante contar con tareas de exploración para prevenir futuros problemas”, señaló el mandatario. Según Morales, la responsabilidad en la elaboración y ejecución de este tipo de planes se encuentra en manos del gobierno, a través de la petrolera estatal, pero también de las empresas socias de Bolivia y de los movimientos sociales, en el sentido de no obstruir los proyectos a través de los procesos de consulta. En ese sentido, el presidente hizo un llamado a las empresas extranjeras y les pidió que no promovieran “prebendas con algunos dirigentes de los movimientos sociales”, como también recomendó a éstos “no cometer errores y perjudicar los proyectos de exploración y explotación del energético”. Por otra parte, lamentó escuchar el reclamo de algunas ONG que se mostraron partidarias de una “Amazonia sin petróleo”, en el afán de defender la naturaleza, lo que significaría “tapar todos los pozos en Bolivia”, porque el país depende de sus recursos naturales.

“Hay que explotar, pero para bien de Bolivia, en los últimos años la recuperación de nuestros recursos hizo cambiar la economía nacional”, destacó Morales. Villegas recordó que, en la actualidad, se ejecuta la exploración de 27 áreas en busca de fuentes energéticas, de las cuales siete están con contratos de operación y 20 a cargo de YPFB, con sus subsidiarias YPFB Andina, YPFB Chaco y la Gerencia Nacional de Exploración y Explotación (GNEE). Asimismo, detalló que la empresa Petroandina (con capital boliviano y venezolano) se encuentra trabajando en doce áreas de exploración.

Página/12