En el día de ayer, los funcionarios que estuvieron en Famatina, representantes de la empresa Osisko Mining Corporation y de la Secretaria de Empleo de la provincia, olvidaron una carpeta que contiene datos de los integrantes de las asambleas organizadas en contra de la Megaminería.

Los ciudadanos de Famatina y Chilecito, denunciamos la aparición de una lista negra creada por empleados de OSISKO MINING CORPORATION, donde se identifican detallando, datos personales, profesión, etc. de integrantes de estas asambleas y ciudadanos comunes, como así también, funcionarios, destacamos y denunciamos el accionar mafioso donde peligran las libertades democráticas básicas de la ciudadanía en general.

Haciéndolos especialmente responsables de lo de aquí en mas nos suceda..

Mas info y fotos de las listas en http://www.miradorfm.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=1391%3Aultimo-momento-aparecio-una-lista-negra-creada-por-la-osisko-mining-corporation&catid=36%3Anoticias&Itemid=134

El Famatina No se Toca
Si a la vida, no a la Mina a cielo abierto.

 

La inteligencia de la Osisko Mining Company

Por Diego Rojas (@zonarojas).- Gravísimo: asambleístas de Famatina denuncian la aparición de listas negras que revelarían un trabajo de inteligencia realizado por la minera Osisko Mining Corporation, cuya instalación resiste la mayoría de la población.

“Cabecilla, protagonista”. “Anti, pero no es activo”. “Cabecilla. 35 años. Muy agresiva”. “Concejal electa en base a la propuesta ‘No Pasarán’”. Así describe un informe de inteligencia a algunos miembros de la asamblea ciudadana de Famatina, en La Rioja. Una lista negra que da cuenta de profesiones, edades, niveles de protagonismo en la lucha, aspiraciones políticas, actividad o pasividad en la protesta, grado de “agresividad” a la hora de realizar las protestas. Las cuatro carillas del informe –escritas a mano, con algunos errores de ortografía y vocabulario– fueron encontradas casualmente en el lugar donde se encontraba Gustavo Sulinger, gerente local de la empresa canadiense Osisko Mining Company, junto a otras personas. Las encontraron los asambleístas que al enterarse de la presencia del gerente minero en el lugar se apersonaron para exigirle que abandonara el departamento de Famatina. Sulinger obedeció, pero dejó, según cuentan los activistas ambientalistas, olvidada una carpeta donde constaba el fino trabajo delator. Un trabajo de espionaje que recuerda al realizado por los integrantes de los batallones de inteligencia durante las épocas más oscuras de la historia argentina.

Famatina se encuentra a los pies de la cordillera de los Andes. Es un pueblo pequeño, cuya población es de alrededor de siete mil habitantes. Las alturas del cerro –que convierten al lugar en una zona de paisajes geniales, orgullo de sus ciudadanos y atracción turística– implican también una suerte de maldición para sus habitantes: en el Famatina hay oro. El otro atrae la codicia capitalista, los emprendimientos de minería a cielo abierto y el cianuro. La contaminación. El fin del agua. Los pobladores están acostumbrados a pelear contra estas iniciativas empresariales y gubernamentales: en 2006 expulsaron con una pueblada a la Barrick Gold, la cuestionada minera que opera en las tierras sanjuaninas de José Luis Gioja. Sin embargo, el 31 de agosto de este año, el gobernador kirchnerista Luis Beder Herrera firmó un convenio con la Osisko Mining Company –canadiense como la Barrick– para la explotación del cerro Famatina. Hace unos años, Beder Herrera había prometido prohibir la explotación minera a cielo abierto (ver video). Pero todo cambia. La firma del convenio reactivó la lucha ambiental ciudadana a los pies de la cordillera, logrando movilizaciones de hasta tres mil personas. Una cantidad de manifestantes que, proporcionalmente, podrían compararse a una marcha compuesta por un millón trescientos mil personas en la ciudad de Buenos Aires. Cifras gigantescas para el lugar que dan cuenta de que la mayor parte de la población se opone al proyecto minero. Tal vez eso obligó a los empresarios a refinar sus métodos. A realizar trabajos de inteligencia.

– Nos enteramos de que la gente de la secretaría de empleo iba a dar una charla sobre minería a los funcionarios de la municipalidad –cuenta Carina Díaz Moreno, sindicada por el informe como “Cabecilla. Profesora Educación Física en Escuela Agrotécnica. 35 años. Se tiró encima de la camioneta de Minería para simular accidente. Muy agresiva”–. La reunión se iba a realizar en la Hostería municipal. Cuando los funcionarios llegaron empezaron a sonar las campanas de la iglesia para llamar a la población y concurrir al lugar. Allí los funcionarios de Empleo estaban dando una charla sobre los beneficios económicos que traería la actividad a la región. Nosotros llegamos e interrumpimos su discurso para cuestionar esos datos, ya que en lugares donde hay minería a cielo abierto, como en Catamarca, la pobreza no deja de crecer y no ha crecido el empleo. Luego les pedimos que se retiraran de nuestro pueblo. En ese momento nos enteramos de que también estaban representantes de la minera Osisko en la Hostería. Estaban reunidos en un quincho de atrás, en la parte de parque. Estaba Gustavo Sulinger, el gerente de la empresa. Los encaramos y cuestionamos su presencia en nuestro pueblo. Le reprochamos las mentiras y les dejamos en claro que no iban a tener licencia social ninguna para explotar nuestros cerros. También les pedimos que se retiren, que salgan de nuestro departamento. Obedecieron y los acompañamos en nuestras movilidades en caravana hasta las fronteras del departamento. Habíamos logrado un triunfo. Pero la jornada no terminó ahí. En la barra del lugar donde estas personas estaban reunidas encontramos una carpeta que se habían olvidado. Vimos su contenido con terror. Estaban los nombres de varios de los participantes de las asambleas ciudadanas, una lista escrita a mano que nos describía con datos personales, profesiones, nuestro rol en la lucha. Terror fue la primera sensación que tuvimos, porque esas listas negras nos hicieron recordar a los relatos de nuestros padres sobre la dictadura.

–¿Tienen alguna sospecha sobre el origen de los informes?

–Puede ser alguien del pueblo que haya sido contratado para colaborar con la empresa. Adrián Carneiro, que había trabajado anteriormente para la Barrick, se encontraba en la reunión con el gerente de la Osisko. Tal vez le estaba entregando los resultados de su trabajo. Además del listado de activistas de la asamblea, había hojas con un relevamiento de todos los pozos de agua del departamento. Especificaban si eran públicos o privados y si los

dueños eran opositores a la minería. Nos sentimos intimidados. No sabemos qué pensaban hacer con esas listas. Hacemos responsables al gobierno provincial y nacional por lo que nos pueda suceder.

Díaz Moreno denuncia un operativo de intento de compra de voluntades desde que el gobernador Beder Herrera, un kirchnerista acérrimo, firmara el convenio con la Osisko. “Entregan heladeras, muebles, plata. A la radio le han dado camionetas 4×4. Es un operativo liderado por la diputada Adriana Olivia y el secretario de Minería Oscar Lehz”. En esta nota del diario El Independiente se puede apreciar el accionar gubernamental y la participación de Carneiro, que según señala Díaz Moreno se encontraba reunido con el gerente de la minera cuando se encontró el informe de inteligencia:

http://www.elindependiente.com.ar/digital/noticia.asp?id_noticia=22239

“Los medios de la prensa gráfica riojana y el canal provincial no reflejan la masiva lucha que estamos dando”, denuncia la activista ambiental. “Este no es un asunto político, no se trata de oponernos a esta empresa o este gobierno, sino que queremos preservar nuestra fuente de agua. Nuestra fuente son los deshielos de los glaciares del cordón cordillerano. Ellos quieren volar las montañas, molerlas y lavarlas con una solución con cianuro para extraer el oro. No lo vamos a permitir. El gobernador dijo que cueste lo que cueste la minería se iba a instalar en este lugar. Le costará entonces la sangre de su pueblo, porque hacia eso vamos con la falta de paz social, de democracia y estos intentos de dividir al pueblo, que se mantiene firme”.

Beder Herrera se pronunció hace unos días sobre su actitud frente a los manifestaciones antimineras: “No voy a mariconear con esto, voy a tomar las decisiones que nos permitan explotar la minería y desarrollar la provincia”, dijo durante el acto de reasunción como gobernador, el 9 de diciembre. Tal vez habría que preguntarle al gobernador, de aceitadas relaciones con el gobierno nacional, si su decisión de “no mariconear” también incluye la realización de trabajos clandestinos e ilegales de inteligencia.

Plaza de Mayo